WSJ: Cómo el Gobierno cambió los votos a su favor en el estado Bolívar

Luciano Mendoza, a la izquierda, el supervisor electoral del Partido Socialista en el pueblo de El Casabe, mostró recientemente un recibo de máquina de votación que contó menos votos de los que las autoridades electorales informaron más tarde. Algunos de los miembros de su familia están detrás de él. ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
Luciano Mendoza,  supervisor electoral del Partido Socialista en el pueblo de El Casabe, muestrqa  un recibo de máquina de votación que contó menos votos de los que las autoridades electorales informaron más tarde (Foto ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL)

 

Aires Pérez Rodríguez viajó en canoa durante tres horas para entregar los recibos en papel que muestran un total de 225 votos emitidos para el gobernador del estado en El Casabe. Luego se los pasó a su tía, quien los condujo otros 150 millas hasta la capital del estado de Bolívar.


Por Anatoly Kurmanaev/The Wall Street Journal

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Sin embargo, cuando el recuento oficial se publicó días después de las elecciones del 15 de octubre, hubo 471 votos adicionales para el candidato del gobierno. No fue solo el Sr. Pérez, el representante electoral de la oposición, quien lo notó. El propio supervisor electoral del Partido Socialista en El Casabe también se dio cuenta.

“Esto es ilegal”, dijo Luciano Mendoza, el supervisor del CNE, quien le mostró a The Wall Street Journal los comprobantes de las máquinas de votación que contaban apenas un tercio de los votos de la aldea según lo informado por las autoridades electorales más tarde. “Dicen que traen justicia, pero lo que hacen es cometer fraude”.

Las pruebas del Sr. Pérez llevaron a los funcionarios de la oposición en Ciudad Bolívar a hacer más comparaciones de los recibos de votación con una cuenta oficial en el sitio web del Consejo Nacional Electoral. En total, en los registros revisados  descubrieron que se agregaron más de 2.500 votos en todo el estado, cambiando el ganador de las elecciones estatales de Bolívar del candidato de la oposición -que figura brevemente como el ganador en el sitio web del Consejo Electoral- al candidato del Gobierno. El ganador declarado, Justo Noguera, un general de la Guardia Nacional que nunca ocupó un cargo político, asumió el cargo dos días después en una ceremonia sorpresa a medianoche.

“Aquí hay una manipulación clara”, dijo Luis Lander, director del Observatorio Electoral Venezolano, un grupo no partidista en Caracas que sigue las elecciones después de examinar los comprobantes de las máquinas de votación que la alianza opositora publicó en línea. “Los resultados fueron alterados para permitir que el candidato perdedor sea declarado ganador”.

 

Los testigos electorales de la oposición de El Casabe, Aires Pérez Rodríguez, a la derecha, con su tío, izquierda, y su tía que condujeron su cuenta de votos a la capital del estado. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
Los testigos electorales de la oposición de El Casabe, Aires Pérez Rodríguez, a la derecha, con su tío, izquierda, y su tía llevaron los  votos a la capital del estado. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL

 

Bolívar fue uno de los 18 de los 23 estados venezolanos que el partido gobernante ganó en las elecciones del mes pasado y el único en el que ha surgido evidencia de fraude electoral. Una coalición de partidos de la oposición impugna algunos de esos resultados, alegando procedimientos de votación injustos.

La secuencia en El Casabe proporciona una mirada rara sobre cómo el gobierno del presidente Nicolás Maduro intenta garantizar su supervivencia política en medio de una crisis económica sin precedentes definida por la hiperinflación, la escasez de alimentos y el colapso de los servicios públicos, dicen grupos de derechos humanos y activistas de la oposición. Dicen que es un mal precedente para la  elección fijada para el mes de diciembre para elegir a 335 alcaldes en toda Venezuela.

El gobierno de Estados Unidos, que ha impuesto sanciones contra su administración, dice que Maduro está desmantelando las instituciones democráticas y cediendo más poder a los militares.

Los funcionarios de la oficina del gobernador de Bolívar y el gobierno de Maduro no respondieron a las solicitudes de comentarios. Tampoco han comentado públicamente sobre el asunto. No han cuestionado la autenticidad de 13 comprobantes de las máquinas de votación del estado Bolívar que mostraron una discrepancia.

Aldrin Torres, vicepresidente del Partido Socialista del Congreso estatal de Bolívar, dijo en una entrevista que “si hubo fraude, tienen canales adecuados de apelación a los que recurrir”.

El lunes, el Consejo Electoral incumplió el plazo legal para responder a una denuncia del candidato de la oposición Bolívar, Andrés Velásquez, un activista sindical conocido a nivel nacional cuyo equipo descubrió la evidencia del fraude.

Daniel Prieto, el máximo funcionario del estado boliviano del Consejo Electoral, declinó hacer comentarios y remitió las preguntas a la sede del consejo en Caracas, que no hizo ningún comentario. El general Noguera no respondió a las solicitudes de comentarios.

El estado de Bolívar es una potencia económica donde los militares están tomando un papel principal. Es el hogar de las principales plantas de acero y aluminio del país, la energía hidroeléctrica y los grandes yacimientos de oro y diamantes, por lo que es una fuente vital de divisas para el gobierno con problemas de liquidez.

La oficina electoral regional del estado de Bolívar, donde la oposición dice que los votos fraudulentos se registraron manualmente en el sistema. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
La oficina electoral regional del estado de Bolívar, donde la oposición dice que los votos fraudulentos se registraron manualmente en el sistema. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL

 

Maduro ha nombrado generales para dirigir la mayoría de las empresas siderúrgicas y mineras del estado. Muchos oficiales militares de bajo rango cobran comisiones a los buscadores de oro y al tráfico de escasa gasolina, dicen los mineros y los funcionarios locales.

El general Noguera sucedió a un gobernador del Partido Socialista, otro general retirado.  Velásquez amenazó la continuidad representada por la elección del general Noguera, dicen algunos críticos.

“Un candidato de oposición como Velásquez amenazó los intereses comerciales de los militares”, dijo el general retirado Cliver Alcalá, que dirigió el distrito militar de Bolívar hasta 2013, pero desde entonces ha roto con Maduro. “Es por eso que el fraude para mantener el status quo allí era tan obvio, tan desesperado”.

El candidato respaldado por el gobierno, el general Justo Noguera, vestido con el color rojo del Partido Socialista, fue proclamado gobernador del estado de Bolívar en una apresurada ceremonia nocturna. FOTO: OFICINA DEL GOBERNADOR DE BOLIVAR
El candidato respaldado por el gobierno, el general Justo Noguera, vestido con el color rojo del Partido Socialista, fue proclamado gobernador del estado de Bolívar en una apresurada ceremonia nocturna. FOTO: OFICINA DEL GOBERNADOR DE BOLIVAR

 

Pero la coalición opositora no se ha unido a la queja de Velásquez debido a divisiones internas, otros problemas nacionales apremiantes y el temor de darle demasiada atención antes de las elecciones presidenciales planificadas, según Luis Salamanca, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela .

El voto en El Casabe ilustra lo que la oposición dice que es un patrón de prácticas electorales sospechosas que comenzó con una votación nacional a principios de este año para elegir a los miembros de una poderosa Asamblea Constituyente. Las autoridades venezolanas manipularon los votos durante ese proceso, de acuerdo con la compañía con sede en Londres que proporcionó el software de votación y las máquinas electrónicas para ello. El gobierno negó la acusación.

La mayoría de los 800 votantes registrados de El Casabe trabajan en remotas minas de oro ilegales, dejando solo una fracción de los posibles votantes diseminados en unas pocas docenas de chozas de madera el día de las elecciones el mes pasado, dijeron docenas de residentes en entrevistas. Eso hizo que los 667 votos que obtuvo Noguera en una participación récord del 85% fuera poco probable.

La mañana después de que los votantes emitieran sus votos, los resultados preliminares estatales publicados por el Consejo Electoral dieron a Velásquez una ventaja de casi 1 punto porcentual con el 97% de las encuestas contadas. Horas después, los resultados del estado de Bolívar desaparecieron del sitio web del CNE sin explicación.

Andrés Velásquez, en el atril, realizó una concentración en Ciudad Bolívar recientemente para denunciar los resultados de las elecciones como fraudulentos. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
Andrés Velásquez, en el atril, realizó una concentración en Ciudad Bolívar para denunciar los resultados de las elecciones como fraudulentos. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL

 

Luego, los militares se movieron para rodear la oficina electoral en Ciudad Bolívar, mientras los soldados cargaban lo que parecían ser las boletas manuales y tarjetas de memoria de las 53 máquinas de votación de las 1.500 que no podían transmitir automáticamente, dijeron testigos, entre ellos Gustavo Lainette, representante de Velásquez ante el Consejo Electoral.

Dijo que los soldados le prohibieron entrar en el edificio, ya que los funcionarios electorales regionales registraron manualmente los resultados restantes en el sistema nacional sin la presencia de sus colegas, como lo exige la ley.

“Los soldados me dijeron ‘este es un evento privado del PSUV’ cuando traté de ingresar”, dijo Lainette.

Una imagen de El Casabe, una aldea indígena junto al río en lo profundo de la sabana del estado de Bolívar, donde 800 personas son elegibles para votar. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
Una imagen de El Casabe, una aldea indígena junto al río en lo profundo de la sabana del estado de Bolívar, donde 800 personas están inscritas en el registro electoral FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL

 

En El Casabe, los funcionarios electorales le dieron a Noguera nuevos votos ficticios, mientras que en algunas otras ciudades le quitaron los votos a Velásquez, según una comparación de los recibos de votación con los resultados oficiales.

Un residente de El Casabe, José García, dijo que emitió un voto nulo en protesta contra todos los candidatos; sin embargo, el CNE muestra boletas con cero votos nulos para la aldea.

El partido Causa R dijo que las pruebas de fraude han debilitado la confianza en el sistema electoral y se ha unido a otros grupos de la oposición para pedir el boicot de la próxima votación para elegir alcaldes. “Hoy ya no se trata de la gobernación de Bolívar”, dijo José Prat, legislador de Causa Radical para el centro industrial de Puerto Ordaz.

El residente de El Casabe Braulio Méndez, un minero, dijo que votó a regañadientes por el partido gobernante para recibir una bolsa prometida de alimentos subsidiados, pero luego lo lamentó después de enterarse de los resultados. “Todos aquí están descontentos”, dijo.


Original en inglés

 

The Wall Street Journal

How Hundreds of Mysterious Votes Flipped a Venezuelan Election

Evidence indicates fraud in a state election won by a government candidate, as President Maduro tightens control over institutions.

By Anatoly Kurmanaev

EL CASABE, Venezuela— Aires Pérez Rodríguez traveled by canoe for three hours to deliver the paper receipts showing a total of 225 votes cast for state governor in this hamlet. Then he passed them to his aunt, who drove them a further 150 miles to the Bolívar state capital.

When the official count was released days after the Oct. 15 election, however, there were an extra 471 votes for the government’s candidate. It wasn’t just Mr. Pérez, the opposition party’s election monitor, who noticed. The ruling Socialist Party’s own election supervisor in El Casabe realized it, too.

“This is illegal,” said Luciano Mendoza, the election supervisor, who showed The Wall Street Journal the voting-machine receipts that counted just a third as many votes from the hamlet as reported by electoral authorities later. “They say they bring justice, but instead they commit fraud.”

Mr. Pérez’s evidence prompted opposition officials in Ciudad Bolívar to make more comparisons of voting receipts to an official tally on the National Electoral Council’s website. All told, in records reviewed by the Journal, they discovered that more than 2,500 votes were added statewide, flipping the winner of the Bolívar state election from the opposition candidate—briefly listed as the winner on the Electoral Council’s website—to the government choice. The declared winner, Justo Noguera, a National Guard general from outside the state who never held political office, took office two days later in a surprise midnight ceremony.

“There’s clear manipulation here,” said Luis Lander, director of the Venezuelan Electoral Observatory, a nonpartisan group in Caracas that tracks elections after he examined voting-machine receipts that the opposition alliance posted online. “The results were altered to allow the losing candidate to be declared the winner.”

Bolívar was one of 18 of 23 Venezuelan states the ruling party won in elections last month and the only one where evidence of vote fraud has surfaced. A coalition of opposition parties is contesting some of those results, alleging unfair voting procedures.

The sequence in El Casabe provides a rare look at how President Nicolás Maduro’s government is trying to ensure its political survival amid an unprecedented economic crisis defined by hyperinflation, food scarcity and the collapse of public services, say rights groups and opposition activists. They say it bodes ill for an election next month to pick 335 mayors across Venezuela.

The U.S. government, which has levied sanctions against his administration, says Mr. Maduro is dismantling democratic institutionsand yielding more power to the military.

Officials from Bolívar’s governor’s office and the Maduro administration didn’t respond to requests to comments. Nor have they commented publicly on the matter. They haven’t questioned the authenticity of 13 state voting-machine receipts that showed a discrepancy.

Aldrin Torres, the Socialist Party’s vice president of Bolívar’s state Congress, said in an interview that “If there was fraud, they have proper channels of appeal to turn to.”

On Monday, the Electoral Council missed the legal deadline to respond to a complaint by Bolívar opposition candidate Andrés Velásquez, a nationally known trade-union activist whose team uncovered the fraud evidence.

Daniel Prieto, the Electoral Council’s top Bolívar state official declined to comment and referred questions to the council’s Caracas headquarters, which didn’t comment. Gen. Noguera didn’t respond to requests to comment.

Bolívar state is an economic powerhouse where the military is taking a leading role. It is home to the country’s major steel and aluminum plants, hydroelectric power and big deposits of gold and diamonds, making it a vital source of foreign currency for the cash-strapped government.

Mr. Maduro has appointed generals to run most of the state’s steel and mining companies. Many lower-level military officers chargecommissions to gold wildcatters and traffic in scarce gasoline, miners and local officials say.

Gen. Noguera succeeded a Socialist Party governor, another retired general. Mr. Velásquez threatened the continuity represented by Gen. Noguera’s election, some critics say.

“A probing opposition candidate like Velásquez threatened the military’s business interests,” said retired Gen. Cliver Alcalá, who ran Bolívar’s military district until 2013 but hassince broken with Mr. Maduro. “That’s why the fraud to maintain status quo there was so obvious, so desperate.”

But the opposition coalition hasn’t rallied behind Mr. Velásquez’s complaint because of internal divisions, other pressing national problems and fear of giving him too much spotlight ahead of planned presidential elections, according to Luis Salamanca, political science professor at Caracas’s Central University of Venezuela.

The vote in El Casabe illustrates what the opposition says is a pattern of suspect electoral practices that began with a national vote earlier this year to elect members of a powerful Constituent Assembly. Venezuelan authorities tampered with votes during that process, according to the London-based company that provided the voting software and electronic machines for it. The government denied the accusation.

Most of El Casabe’s 800 registered voters work at remote illegal gold mines, leaving only a fraction of potential voters scattered across a few dozen riverside wooden huts on election day last month, dozens of residents said in interviews. That made Gen. Noguera’s 667 votes on a record 85% turnout unlikely.

The morning after voters had cast their ballots, preliminary statewide results released by the Electoral Council gave Mr. Velásquez nearly a 1 percentage point lead with 97% of the polls counted. Hours later, Bolívar state results disappeared from the council’s website without explanation.

The military then moved to surround the electoral office in Ciudad Bolívar, as soldiers carried what appeared to be the manual ballots and memory sticks from the 53 voting machines out of 1,500 that couldn’t automatically transmit results, said witnesses, including Gustavo Lainette, Mr. Velásquez’s representative to the Electoral Council.

He said he was barred from the building by soldiers as regional electoral officials manually logged the remaining results into the national system without his or his colleagues’s presence, as is required by law.

“The soldiers told me ‘this is a private PSUV event,’ when I tried to enter,” said Mr. Lainette, referring to the Socialist Party by its acronym.

In El Casabe, electoral officials gave Gen. Noguera fictitious new votes, while in some of the other towns they took away votes from Mr. Velásquez, according to a comparison of voting receipts with the official results.

One El Casabe resident, José Garcia, said he cast a voided ballot in protest against all candidates; yet the electoral council shows zero voided ballots for the hamlet.

Mr. Velásquez’s Radical Cause party said the fraud evidence has sapped trust in the electoral system and he has joined other opposition groups in calling for a boycott of the coming mayoral vote. “Today it’s not about Bolívar’s governorship anymore,” said José Prat, Radical Cause’s lawmaker for industrial hub Puerto Ordaz.

El Casabe resident Braulio Mendez, a miner, said he reluctantly voted for the ruling party to receive a promised bag of subsidized food, but then regretted it after learning of the results. “Everyone here is disgruntled,” he said.

— María Ramírez in Puerto Ordaz, Venezuela, contributed to this article.