Aarón Rodríguez: Fraudulenta constituyente no ha resuelto nada de lo ofrecido por la dictadura

Aarón Rodríguez
Aarón Rodríguez

Para el dirigente del partido político Voluntad Popular en el estado Carabobo, Aarón Rodríguez Moro, a tres meses de instalada ilegalmente la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, todavía ésta no ha resuelto ninguno de los problemas que padecen los venezolanos en materia económica, humanitaria y de salud, sino que –por el contrario- parece haber profundizado cada vez más las dificultades que los venezolanos vienen padeciendo, producto de las desacertadas políticas del gobierno de Nicolás Maduro y su antecesor.

“Los productos siguen escaseando en los anaqueles de los supermercados, al igual que las medicinas en las farmacias, y cuando éstos aparecen, tienen unos costos imposibles de pagar, incluso con el ilusorio aumento de sueldos decretado para el primero de noviembre de este año, pues la ahora hiperinflación se tragó el poder adquisitivo de los venezolanos que hoy conformamos la lista de los ciudadanos más pobres del mundo”.

Rodríguez criticó que el gobierno de Nicolás Maduro no haya actuado acorde a la gravedad de la crisis del país que cada día muestra más signos de empobrecimiento reflejado en aspectos como la desnutrición y, más recientemente, la aparición de enfermedades endémicas superadas, y que caracterizan a países que viven en pobreza extrema.

“Cada día el problema venezolano se hace más difícil de abordar pues se retroalimenta entre inflación, inseguridad, desabastecimiento, ineptitud gubernamental, corrupción, falta de productividad, desnutrición, epidemias, entre otros. Con esos sueldos de miseria, donde el salario está integrado por un bono de alimentación que se traduce en unos miserables 9 mil 300 Bs. por día, y en un sueldo base que, además de ser inferior al bono, como si el venezolano trabajase en esclavitud sólo para comer, apenas son 5 mil 900 bolívares diarios. ¿Qué se puede comprar con esa miseria? Este es el salario mínimo más bajo de Latinoamérica; incluso si lo calculamos en dólares notaremos que estamos por debajo de 1 (un) dólar diario, lo que nos retrata en el club de países integrado por Zimbabue, Nepal, Mozambique, Ghana, Burkina Faso, Zambia, Nigeria, entre otros”.

Asegura que este bajo poder adquisitivo, aunado al fenómeno de la hiperinflación, al desabastecimiento de alimentos que potencia la desnutrición y a la falta de medicinas y planes preventivos, han creado un caldo de cultivo propicio para la aparición de epidemias de alto riesgo para la población venezolana, pues además de la difteria, en el país ha habido un repunte de malaria, sarna, tuberculosis, fiebre amarilla, dengue, zika, chikungunya.

“Lo peor de todo es que el costo de las vacunas y tratamientos de estas enfermedades propias de los países más pobres de África, son inalcanzables. Incluso la vacuna en contra de la difteria se está vendiendo en dólares, a veces por bachaqueros de la salud sin el almacenamiento ni manejo adecuado. Así que el venezolano tiene que decidir si medio come, o si se vacuna, pero cómo puede comprar vacunas que cuestan en promedio 80 dólares si gana menos de un dólar por día”.

Con relación al ambiente político, para Rodríguez, la instalación de la Constituyente, ha significado la desintegración del estado de derecho y el desmontaje de las instituciones republicanas, en el intento de perpetuar en el poder a una “minúscula minoría” que se sostiene en los hombros de una Fuerza Armada corrompida, situación que cierra el juego político y crea una tensión social que en algún momento podría desatarse en forma descontrolada.

“La Constituyente cubana vino a consolidar al gobierno de facto de Nicolás Maduro. Ofrecieron que sería para la paz, pero la paz de aquellos que guardan silencio ante el fusil del secuestrador. Ya no queda duda que en Venezuela se ha instaurado plenamente una dictadura que no cuenta con el apoyo de la gente, y que pretende doblegar la moral ciudadana a la fuerza del fusil o con la dádiva malsana. Pero esto tiene un costo muy alto que terminaremos pagando todos”.

Para el activista, una muestra de ello ha sido la forma cómo se ha pretendido dar legalidad a atrocidades como la anunciada ayer, cuando ilegalmente el Tribunal Supremo de Justicia del gobierno solicitó a la espuria Asamblea Constituyente, violar la inmunidad parlamentaria del diputado Freddy Guevara.
“Eso es una muestra de cómo se maneja la justicia en dictadura. El gobierno le teme a la militancia irreverente de Voluntad Popular. Pero más miedo debería tenerle a que la crisis, al hambre desbordada, a la enfermedad sin control y a que el desespero impulse a la población a la calle a reclamar justicia, pues un clima de violencia colectiva, como producto de un estallido social, podría generar un escenario indeseado para todos por un tiempo prolongado”.