Delincuente murió junto a víctima secuestrada tras volcar vehículo cuando huía de la policía en Barinas

En el aparatoso vuelco murió instantáneamente la víctima del secuestro y, más tarde, también uno de los hampones.
En el aparatoso vuelco murió instantáneamente la víctima del secuestro y, más tarde, también uno de los hampones.

 

El destino de escapar de la justicia terminó en un accidente mortal para un peligroso homicida y su víctima raptada, que junto con otros tres sujetos iban a bordo de una camioneta, de la cual, debido al exceso de velocidad, perdió el control de la misma, volcando aparatosamente en la vía, mientras huían de las autoridades policiales barinesas, en el municipio Obispos del vecino estado llanero, publica La Nación.

Según “Exclusiva en la Web”, todo comenzó en horas de la medianoche de este jueves, cuando los efectivos del Cuerpo de Policía del estado Barinas se encontraban efectuando patrullaje en la vía de Los Guasimitos, hacia El Jobal, y el chofer del automotor, al ver a los funcionarios, se dio a la fuga.

Joandis Alberto Rubio Quintero, alias el Caracas, de 28 años de edad, llevaba raptado a Anderson Wladimir Altuve Mora, de 27 años, quien había sido reportado como desaparecido unas horas antes, y el destino de ambos en el aparatoso accidente ocurrido en la misma zona, cerca de la escuela, fue la muerte.

En el vuelco de la Ford, modelo Explorer, verde, murió de manera instantánea Altuve Mora, a quien los efectivos policiales, que se hicieron presentes en el sitio, encontraron maniatado.

Rubio Quintero falleció luego de una hora de su ingreso al Hospital Dr. Luis Razetti, de la ciudad de Barinas, en tanto que sus tres compinches lograron escapar por los matorrales y están siendo buscados por comisiones mixtas de los organismos de seguridad.

Trascendió que el Caracas, quien estaba solicitado por al menos siete homicidios, luego del hecho vial se bajó de la camioneta con la cabeza ensangrentada, por lo que los policías llamaron a una ambulancia para que lo atendieran, pero aún allí no sabían de quién se trataba, ni que era uno de los sujetos más temidos en Obispos.

Los efectivos, al hacer revisión del vehículo, encontraron dos armas de fuego de fabricación artesanal y cartuchos 38 milímetros; mientras que al chequear por el sistema la identificación que encontraron del sujeto herido, se reportó que estaba solicitado por homicidio, siendo el último de los casos en el que se vio involucrado el 17 de octubre del año en curso. (MB)