Robert Alvarado: Culebra entre Ameliach (@AmeliachPSUV) y Lacava (@rafaellacava10)

 

thumbnailrobertalvarado

“El hombre vale porque es hombre, no porque es judío, católico, representante, alemán, italiano, etcétera” Hegel

Por lo que veo en la cuenta Twitter del polémico gobernador Rafael Lacava, @rafaellacava10, el “Carro de Drácula” (http://www.elimpulso.com/featured/fotos-ameliach-lacava-polemica-galpon-alimentos-3nov)  se convirtió en el azote de los delincuentes en el Estado Carabobo, especialmente en Valencia, los carga a monte, no sólo los desafía sino que los entrompa él mismo en persona para ponerle los ganchos, eso no lo hizo con el ex gobernador de ese estado, Francisco Ameliach Orta, para no ridiculizarlo más allá de lo necesario a sabiendas de la caleta de productos alimenticios y medicina que tenía para su usufructo, lo dejó que gritara y pataleara, como vieja en la cola de un Clap cuando se le colean, para después asestarle un contundente golpe del cual el militar retirado no ha logrado recuperarse por más que buscó la ayuda del Fiscal General en funciones.

Jactarse del “Carro de Drácula”, como lo hace @rafaellacava10, es un claro indicio del problema que allí se presentó, no fue otro que una pelea por el control del carro psuvista en Carabobo, tal cual como ocurre en nuestras cárceles, en este caso, dos pranes de los rojos rojitos se enfrentaron para hacer prevalecer el supuesto poder político que tenían en menoscabo del otro. Resultado. Se impuso el hasta ahora ninguneado Rafael Lacava, a quien sus panas le dicen Drácula, de allí que su carro lleve ese mote. Años atrás, Ameliach lo convirtió en un hazmerreir para apartarlo de la carrera a la gobernación, hasta Chávez (https://www.youtube.com/watch?v=JedJP-Hs9Gg)  se prestó para esa jugada, pero ahora, como el Comandante es un muerto eterno, el que hasta ayer se creía todopoderoso en Carabobo hubo de morder el polvo de la derrota y bien feo que lo hizo.

Decir que Lacava es un pran, sería restarle méritos a su inconsciente labor de descubrir la putrefacción en predios del Psuv, así como acaparan alimentos y los revenden, porque eso era lo que hacía el mayor retirado del ejército venezolano, así mismito se cogen los dólares y se enriquecen ilícitamente con operaciones cambiarias que reportan ganancias incalculables. Que Lacava haya puesto al descubierto esa bajeza sin que se le aguara el guarapo, procediendo firmemente contra un baluarte psuvista de antaño, anticipa otros enfrentamientos que le harán honor al Campo de Carabobo, no sólo por el arrollador desempeño del “Carro de Drácula” sino también por los puentes que ha empezado a tender a la oposición, en la persona de Carlos Lozano Parra (@CaminaCarlos), Diputado Ambientalista a la Asamblea Nacional por Carabobo, quien supuestamente está vinculado al BOD. Aquí habría que decir, a quien buen árbol se arrima, buena sobra le cobija.

Ameliach dio pena ajena denunciando a Lacava ante el Fiscal General designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, por intentar tomar la “sala operacional del PSUV”, con eso estaba diciendo “no me dejen sólo”, “sálvenme”, algo poco decoroso en un Constituyentista, una raya para un militar que debería morir con las botas puestas haciendo valer su gallardía y arrojo, nada de eso, el tipo estaba era pidiendo cacao para que no le descubrieran la vuelta en la que andaba. Antes había dicho: “Desmiento categóricamente que el PSUV o mi persona tenga galpones donde se acapara alimentos y medicinas. Eso es totalmente falso”. Ahí es donde yo digo, bien hecho Lacava, nos diste un espectáculo grandioso de la ¡Corrupción rojita!, definitivamente, a ese “Carro de Drácula” hay que tenerle miedo, si así es con los de la casa como será con los de afuera, no quiero ni imaginármelo, varios en el Buró Político del Psuv en Carabobo desde ya tienen sus barbas en remojo, hasta Héctor Agüero habría tomado sus previsiones para que el vampiro convertido en gobernador no le clave sus colmillos en la yugular.

Asunto arreglado, cuando se monta un nuevo pran con su carro, a los demás delincuentes les toca calárselo, si les gusta o no, ese es su problema, y eso nos lleva a considerar las dificultades que tendrá Tarek William Saab para “tomar las medidas necesarias” que le pidió el acaparador en contra del gobernador Rafael Alejandro Lacava Evangelista, tal como veo las cosas, en mi humilde opinión en su contra “por ahora no hay medidas que valgan”, al parecer violó la Ley, pero eso no representa ningún problema inexistiendo Estado de Derecho en Venezuela, y menos habrá delito si todo ese lío fue por un encontronazo entre Ameliach y Lacava por una supuesta sede del PSUV que terminó siendo un centro de acopio de productos alimenticios y medicamentos que pasaban a engrosar la espiral de especulación en la región.

Con ese entrompe del “Carro de Drácula”, si había una pugna entre Francisco Ameliach y el actual gobernador Rafael Lacava, se acabó, claro, el primero querrá desquitársela, cosa que no le aconsejo, sino que se vea en el espejo de los malandros que no quisieron entrar por el carril y se las dieron de alumbraos, que tenga bien presente que llamó “a la unidad revolucionaria y a no caer en la manipulación de la guerra sucia dirigida por enemigos de la Patria” y nadie salió en su defensa. En verdad prefiero a un Lacava con conductas poco revolucionarias, llevado por un frenesí de escoba nueva, jugando a equivocarse con el “Carro de Drácula”, con o sin estimulantes a decir de muchos, que seguir calándose a gente que encima de robar ni siquiera intenta errar en la conducción de los asuntos públicos como dicen que estaría haciendo el nuevo gobernador salido de Puerto Cabello y que puso fin a esa culebra matándola por la cabeza.

Cualquier información o sugerencia por [email protected] [email protected]@gmail.com [email protected] o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y además pueden leer esta columna y otras cosas más por la señal en vivo de RCTV INTERNACIONAL en mí página Web:www.robertveraz.galeon.com  Ahora mi columna se traduce en Ingléshttp://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter ¡Hasta la próxima semana, Dios los bendiga!