Andrés Eloy Camejo: Todo lo que tocan lo desaparecen

 

 thumbnailAndrésEloyCamejo

Producto del populismo y de las pésimas políticos en materia agroalimentaria y de producción por parte del gobierno nacional, hemos entrado en una catacumba que cada día nos asfixia más, debido a la escasez, al desabastecimiento, a la hiperinflación que golpean cada vez con mayor fuerza y sin piedad el estómago de los venezolanos. Muchos han sido los anuncios del propio presidente Nicolás Maduro y del gabinete económico, de estatización de los productos de la cesta básica, y lo que han logrado es su desaparición de los anaqueles y ahondar la crisis.

Aquí se trata de que el gobierno se sincere con los productores para llegar a acuerdos reales y sustentables en el tiempo. Es decir, se trata de un ganar ganar, y no de asfixiarlos para ellos ganar votos con indulgencia ajena. Aquí se prohibió el dólar preferencial para adquirir insumos y materia prima, pagamos juntos por pecadores debido a una cantidad de corruptos cuello rojo que se cogieron los dólares y traficaron con ellos.

Con respecto al tema de la carne y el ajuste inviable que pretende el gobierno, también ha generado la ausencia de tan importante alimento de las carnicerías y super mercados, porque los productores no pueden quebrar para hacerle el juego al gobierno nefasto de Nicolás Maduro, causante de esta crisis humanitaria que cada día cobra más vidas en el país, porque simple y llanamente la gente se está muriendo de hambre y a mengua.

El pasado 27 de octubre el gobierno y Fedenaga, luego de varias reuniones realizadas a lo largo de dos meses, establecieron el precio de venta al público del kilo de carne de res en Bolívares 41 mil. Se establecieron los precios para la carne en pie y en canal de Bolívares 13 mil y Bolívares 26 mil (vaca) y Bolívares 14 mil y 18 mil (toro).

Sin embargo, este acuerdo no fue acogido por los productores y carniceros, y se niegan vender porque en su mayoría considera que es pérdida, y no pueden cumplir con los compromisos salariales de sus empleados, ni el mantenimiento de sus establecimientos. Situación por la cual es menester sincerar los precios de este rubro y fijar un precio  más realista que permita a los consumidores adquirir este importante alimento para sus hogares. Hoy el gobierno a través de la SUNDDE, estableció un nuevo precio para el kilo de carne de res y lo ubicó en Bolívares 49 mil.

Los altos precios de la carne, del pollo y el cerdo, ha hecho que caiga el consumo de los mismos por parte de la población, como consecuencia del poder adquisitivo de los venezolanos frente a la inflación. En estos momentos el consumo promedio per cápita de proteína animal bajó en el país de 81-82 kilos en 2012 a 33-34 kilos en 2016, e imagínense cuando ha disminuido en 2017.

El pueblo venezolano reclama seriedad por parte del gobierno en cuanto a la crisis humanitaria, pero tienen que sincerarse en cuanto a los precios, y no jugar al Robin Hood, porque aparte de que no tienen credibilidad, quienes pagan los platos rotos de tanta improvisación y populismo somos todos los venezolanos.

 

Andrés Eloy Camejo

Diputado a la Asamblea Nacional

Acción Democrática Barinas

@AndresECE