Richard Blanco: No negocio mis principios, ni me arrodillo ante nadie

Richardblancothumbnail

 

Hay decisiones que determinan nuestro comportamiento sin duda. Más aun cuando ellas tienen un factor vinculante con el colectivo que a golpes lo han hecho pararse firme pero a perfecta imagen de víctima impuesta por su castigador. Entre tanta locura y desatino, el pueblo venezolano nos ha reclamado ciertas cosas, todas ellas con sobrada razón. Una de ellas, parte de la coherencia que a la oposición a veces pareciera faltarle. De ahí debe privar el tan anhelado bienestar ciudadano por encima del personal.

Mi sueño es ver a una Caracas de esplendor, una ciudad que represente de verdad la grandiosidad de Venezuela, hemos trabajado por años para materializar ese sueño. Pero el instante aprieta y requiere de grandes sacrificios como lo decía antes. Me niego a venderme por migajas, me niego a sentarme de brazos cruzados y ver caerse a pedazos nuestro país a cambio de un cargo, cuando lo fundamental es el rescate de la patria! Lo dicho hace exactamente una semana, cuando anunciaba mi decisión, muy personal además, de no participar en unos comicios municipales absolutamente fraudulentos y ausentes de transparencia, no hacen mella en mis creencias, solo fortifican la coherencia de los pensamientos políticos que deben sobresalir en alguien que dedique su vida a esta encomienda. Disculpen mis estimados, pero no se puede ser tan cara e’ tabla, yo no puedo serlo y no me presto al juego.

Antonio Ledezma por ejemplo, ha expuesto sus puntos de vista sin miedo y consciente de los riesgos que eso implica, cual zorro viejo, ha puesto de manifiesto las realidades del entorno que rodea las aristas del conflicto político en Venezuela. Ha advertido tantas veces lo que aquí ocurre que por mucho que quieran los mal hablados, no podrán mal ponerlo jamás, porque es un hombre de trayectoria que habla con la verdad, que goza de sapiencia para decir lo que la experiencia intachable le ha dejado durante muchísimos años. Pero al régimen le tiemblan las piernas toda vez que Antonio abre la boca. Si él hubiese estado tan equivocado como se presumia, ¿por qué carrizo los mismos que se entregaron a las gobernaciones no se inscribieron para estas municipales? Sóbense porque el tiempo nos dio la razón.

Señores es tiempo de admitir que aquí nadie es mejor que el otro y que el único norte no debe ser otro que la libertad completa, absoluta de Venezuela, hace poco menos de un mes, en Alianza Bravo Pueblo, un partido pequeño sí, pero luchador y cuerdo hasta los tuétanos carajo, planteamos el 20 de octubre una ruta de seis pasos:

 

1.-La Asamblea Nacional debe declararse en sesión permanente. Ya es hora de honrar cabalmente el compromiso que asumimos ese histórico 6 de diciembre de 2015, cuando nos eligió el pueblo venezolano como sus parlamentarios.

2.-Designar con carácter de urgencia los nuevos rectores del CNE, porque con los actuales funcionarios de ese ente no son imparciales, que han permitido la comisión de actos irregulares y por lo tanto mientras esos activistas del régimen sean las que manejen esa institución, nunca será viable celebrar elecciones libres y trasparentes.

3.-Ratificar a los magistrados del TSJ y pedirles que tomen las medidas necesarias para restablecer el hilo constitucional.

4.-Reiterar los planteamientos que desde la Asamblea Nacional presentó ante la OEA, solicitando resguardo de la democracia venezolana.

5.- Decretar cuanto antes la Ley de Amnistía que nos permita liberar a los presos políticos que colman las cárceles y están en el destierro.

6.-Que los gobernadores (cosa que no hicieron) tomen juramento ante la soberana Asamblea Nacional, único poder legitimado por el pueblo, por más de 14 millones de sufragantes.

Por eso insisto, la ocasión no se presta para festejar absolutamente nada, ¿Cuándo vamos a reaccionar? ¿Cuándo nos quiten las cuatro cuadras que nos quedan? ¿Ahí si van a despertar los líderes y dirigentes del país? No! En esta oportunidad, las circunstancias nos exigen inmediatez y prioridades. No se desesperen por el poder, que una vez que Caracas renazca en el marco de una nueva República, tendrá el Alcalde que merece uno que trabaje en pro de los techos rojos, de la ciudad amable y dinámica que está destinada a ser, una donde no nos acostumbremos a ver la ciudad bordeada de colas sin sentido por algo que el Estado en sí debe proporcionarle. Comida! Una Caracas donde salgamos sin la angustiosa sensación de ser el próximo en la sumatoria de inseguridad, donde las troneras, casi cráteres no afeen el asfalto por falta de mantenimiento, que solo puede obedecer a la flojera y escasez de recursos. Caracas no merece ni a un Ausente, ni una puesta a dedo, que por mera conveniencia están ahí, para depositar su odio. Mis sueños por Caracas seguirán ahí con amplia honestidad, yo no necesitó de un puesto para seguir cultivando mi amor por Caracas, por cada rincón, calle, esquina, plaza, por cada caraqueño que se ha visto con la esperanza abajo, a ellos les digo, no es el momento de declinar la fe, nosotros no estamos para arodillarnos ante nadie que contrarie los preceptos libertarios y democráticos en Venezuela. Con extrema franqueza mis principios no se negocian ante falsos mesías. Caracas te llevo el corazón y aun sin banda seguiré trabajando por ti.

@RichardBlancoOf Diputado caraqueño a la Asamblea Nacional