APUSB: El gobierno venezolano tiene el deber de respetar la libertad sindical y gremial

Universidad Simón Bolívar en Sartenejas / Foto Archivo
Universidad Simón Bolívar en Sartenejas / Foto Archivo

 

La Asociación de Profesores de la Universidad Simón Bolívar (APUSB) se pronunció este viernes con respecto a la libertad sindical y gremial en Venezuela. En este sentido su presidente, profesor William Anseume, señaló que una misión de la OIT vendrá a Venezuela a constatar las quejas presentadas en el tema de las libertades laborales.

Y es que el gran tema nacional hoy, y desde hace ya demasiado tiempo, más del tolerable, es el de la libertad. Estamos encadenados, no sólo en el sentido de estar obligados a ver o escuchar innumerables cadenas gubernamentales, sino también por la imposición de criterios, por el cercenamiento de las libertades políticas y de la libertad de expresión, lo cual se manifiesta de nuevo con la llamada Ley contra el Odio. Estamos encadenados cuando nos impiden elegir alimentos, cuando nos impiden el mismo acto alimenticio diario, cuando nos imponen en nuestras casas el contenido de lo que podemos comer, las marcas de los productos que debemos adquirir y digerir, y así sucesivamente. Nos imponen candidatos, gobernadores, asamblea constituyente y pare de contar, al margen de la ley, de la Constitución, de todo convenio social. Por ello alertamos que debemos poner especial atención al tema de las libertades máximas de los trabajadores que son las libertades sindical y gremial, los órganos a través de los cuales se proponen y discuten las acciones y los beneficios de los trabajadores en general y de los universitarios en particular”.

Continuó Anseume: “En Venezuela hay un desconocimiento permanente a la libertad sindical y gremial. Lo hemos visto abiertamente con las recientes discusiones, entre comillas, de las convenciones colectivas del sector universitario, la última de las cuales, la tercera, por cierto, sigue incógnita para todo el sector. Se atenta contra la libertad sindical y gremial, por cierto, muy bien establecida y defendida por la Organización Internacional del Trabajo, desde aquella Declaración de Filadelfia en 1944, donde se expresó con total claridad algo que luce desconocido en Venezuela, hoy, como lo es el hecho de que la libertad de expresión y de asociación son esenciales para el progreso constante. Si analizamos con detenimiento esta significativa expresión podemos percatarnos con suficiencia de algunas de las causas de nuestro estancamiento constante como país y de la imposibilidad de expandir los beneficios de los trabajadores en concreto. Si la OIT, ente que depende directamente de la ONU, señala que la libertad de asociación es un derecho básico que está íntimamente ligado a la libertad de expresión y es la base de la representación democrática y de la gobernabilidad, podemos apreciar cuanto se han vulnerado esos Derechos en nuestro país”.

Por su parte, el Secretario General de la APUSB, profesor Luis Buttó, indicó: “se alegó sostenidamente ante la discusión de la III Convención Colectiva Universitaria que una de las razones por las cuales no se aceptó la participación de los profesores federados en la FAPUV era porque los docentes universitarios no integramos sindicatos sino asociaciones de profesores. Esto es indignante e inaceptable por violatorio de la libertad de asociación. Argumentos y acciones de este tipo vulneran nuestro Derecho a la libertad de asociarnos y coartan la posibilidad de expresar nuestros reclamos y reivindicaciones. Este derecho, según la OIT, no debe ser ignorado. Es más, la OIT establece que se debe garantizar la inexistencia de discriminación contra toda persona deseosa de ser oída. Las asociaciones de profesores universitarios en Venezuela no están obligadas a constituirse como sindicatos, como sugiere incluso una cláusula de la III Convención, no hay ninguna razón para ello. Todo gobierno que se precie de respetar la libertad debe escuchar los planteamientos de los trabajadores y eso no ocurre hoy en Venezuela. Los profesores universitarios, sin modificar la estructura y esencia de nuestras organizaciones, tenemos el derecho de velar por nuestras condiciones laborales legítimamente, sin aceptar esta tendencia igualadora, tendencia que plantea subsumirnos en la idea impensable del pensamiento único, inaceptable por lo demás”.

Recalcó el profesor Buttó: “La libertad sindical y gremial debe prevalecer en nuestras relaciones laborales con el gobierno. No podemos aceptar mansamente que se nos impongan a toda costa criterios oficiales sin que se nos escuche y vulnerando cualquier posibilidad de que discutamos las mejoras reales y tangibles que requiere el sector universitario. Es una caricatura de discusión que se negocien convenciones colectivas sólo con organizaciones oficialistas de trabajadores, pues ello soslaya los planteamientos de la OIT en cuanto a que las autoridades públicas deben abstenerse de tener injerencia en los libres actos de las organizaciones sindicales o gremiales. Por esta razón, saludamos la venidera presencia de representantes de la OIT en Venezuela que, creemos, será un factor importante en el rescate de la libertad sindical y gremial que tan negativamente afecta a los trabajadores, especialmente al impedir la materialización de sus reclamos por mejores condiciones laborales, razón de ser de toda organización de este tipo”.