Rubén Limas Telles: ¡Como te odio!

ruben limas

La fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente acaba de aprobar hasta 20 años de prisión por “Delitos de odio”, estableciendo sanciones a los medios de comunicación y redes sociales que difundan mensajes a favor del odio de cualquier naturaleza. Esta “ley contra el odio, por la convivencia pacífica y la tolerancia” será para castigar con cárcel a quienes sean hallados culpables.

Al momento de leer esta absurda noticia, recordaba entonces que este socialismo del siglo XXI, vino cargado de odio de clases, de resentimiento e intolerancia política. Recordemos algunas frases celebres como las siguientes:

“Váyanse al carajo yanquis de m…..”, “Es una victoria de m…..”, “Patria, socialismo o muerte”, “No sea pendejo, Dr Insulza”, “La Oligarquía venezolana cada día tendrá menos libertades”, “Apátrida”, “Escuálidos”, “Colectivos”, “Fascistas”, “Pitiyanqui”, “Majunche”, y una de las más populares: Hay que freír en aceite hirviente las cabezas de los adecos”

El odio es una intensa sensación de desagrado, y ese fue y sigue siendo el motor fundamental de esta revolución. Todo aquel que piensa distinto, o simplemente difiere es catapultado en el odio y peor aún es asesinado, preso o torturado por las fuerzas represivas del régimen oficialista.

Quienes han promovido el odio en el país, son los mismos que intentaron derrocar por la vía de un golpe de estado a un presidente de la democracia venezolana, y luego por la manipulación y la mentira llegaron al poder, para hacerse dueño de él, y mantenerse a toda costa sin importar su ineficiencia en la resolución de los problemas de los venezolanos.

El odio es lo contrario del amor o la amistad. Atenta contra la posibilidad de diálogo y construcción de un bien común. ¿Cuando usted lee este artículo, en quien piensa cuando le hablan de odio? Cuando el pueblo pasa hambre, muere a mengua por falta de insumos médicos y medicinas, o es víctima del hampa, allí hay una carga de odio y desidia de este gobierno que se hace llamar socialista, y que ya muestra los signos de una sociedad carcomida por la miseria.

“Te odio y te quiero” contradictoria frase de una popular canción, que nos hace recordar que cuando te odio sufro, y cuando te amo vivo bien. Saque usted su propia conclusión.