Constitucional e inconstitucional, por Jesús Sánchez

thumnailjesussanchez

El ciudadano de a pie no sabe cómo conducirse porque desconoce cuál es el orden constitucional que lo rige de verdad. No se puede vivir sin que haya una aclaratoria a tiempo. Se impuso en socialismo XXI que amanecer despierto o dormido es lo mismo en Venezuela. Hoy nadie trabaja en fábricas de ensamblaje, manufactura, talleres metalmecánicos, granjas avícolas, de hortaliza, agropecuarias de producción animal y de abastecimiento nacional, etc.

Hoy las instituciones del Estado en Venezuela han sido repartidas o separadas (gobierno – oposición) de igual jerarquía de mando ante el soberano. Dos Tribunales Supremos de justicia. Dos Parlamentos. Dos Fiscales Generales de la República. Dos Defensores del Pueblo. Dos Gobernadores. Dos Fuerzas Armadas; la tradicional (milicia de ancianos) y la cubana- FARC; politólogos de bolsillos sin electores exigen el nombramiento de otro CNE para que existan dos para atender el negocio de hacer elecciones. Pronto habrá dos alcaldes por cada Municipio del país. Y, desde luego dos Presidentes de la Republica de Venezuela uno en el país, y otro en negociación de la deuda pública innegociable. Aunque Ud. no lo crea

Lo mismo ocurrió con los miembros del TSJ designados por la legítima Asamblea Nacional. Ahora están en un tur en el exilio  mientras los oficialistas del otro tribunal supremo administra justicia a su libre albedrio para complacer la orden de Maduro.

¿A quiénes representan los constituyentes en la ANC? Lo mismo ocurre con designaciones del Fiscal General, Defensor del Pueblo y demás miembros del estamento gubernamental del Estado.

Venezuela es un país lleno de contrastes donde lo raro se confunde con lo común, un país al revés. Nada que suceda como normal en Venezuela es comparable con otras latitudes en similitud de alguna manera es distinta. Somos la excepción de toda regla de la ecuación o del ajedrez humano.

No basta el comentario. La realidad se puede describir con hechos: Hemos despilfarrado miles de oportunidades, incluyendo el mayor ingreso petrolero de muchas décadas, generando recursos tan altos y  de mayor cuantía que muchos países en vía de desarrollo.

El camino que tomamos a partir de 1999 con los golpistas del 4F  fue en dirección contraria, al revés, es decir al subdesarrollo, en cámara lenta planificado para producir un desastre de escasez de alimentos, servicios con hambruna, insalubridad, inseguridad. Hoy muy difícil de superar bajo un gobierno incompetente y corrupto.

El subdesarrollo social es contumaz que padecemos a diario en la población para expresarse con imposición de los instintos básicos, como el de la conservación a toda costa de la vida o a sobrevivir de cualquier forma, sin importar los obstáculos que se nos presente en el duro transitar-camino. Esta supervivencia ha cundido los niveles de la vida social, económica, política e institucional.

 La supervivencia social se proyecta en la supervivencia política. La causa política y los políticos están desconectados de las realidades cotidianas y del mundo social, divorciados de sufrimientos del ciudadano de a pie, los dirigentes apelan a cualquier expediente: intrigas, delaciones, zancadillas para mantenerse a flote. Es una  cultura de hacer política barata, dentro de la descomposición social que fomento el fraudulento chavismo; deja muy atrás el sentido de la tolerancia, el respeto de lo ajeno (pensamiento y propiedad), y la confianza por la Democracia alternativa- participativa.

El retroceso político va de la mano con el subdesarrollo económico y social. La lucha tribal del régimen para sobrevivir y mantenerse en el poder político-militar ha llegado a predios de la oposición que se dice democrática. En lugar de dialogar y rendir cuentas claras de la misión a cumplir reaccionan con descalificarse entre si, gracias a las posiciones extremas de los diferentes grupos que en ella cohabitan y al propio tiempo divierten al gobierno. Entonces, la supervivencia política de sus mismos adversarios, lo refuerzan o atornillan cada día más.

La consolidación dictatorial avanzó desde diciembre de 2015: castró a la nueva Asamblea Nacional de 112 diputados de Oposición con sentencias de magistrados arrodillados ante el amo del poder, se anulo o canceló el referéndum revocatorio, aniquiló la República con el fraude de la asamblea nacional constituyente, robó ante los ojos del mundo las gobernaciones regionales y, en los últimos 100 días, el régimen prostituyó y desnudó parte de la oposición.

Es notorio que existen “opositores” que son buitres y no halcones.

Venezuela ha despilfarrado casi dos décadas en medio de una hemorragia de ingresos petroleros; ha vendido, hipotecado oro, Citgo, faja del Orinoco, reservas petroleras; ha emitido bonos de hambre entre 20-35 centavos por dólar. Ahora buscan ayuda de Rusia y China, todo indica que Rusia quiere pero no puede y China puede pero no quiere. Los países no son amigos sentimentales, sino amigos con intereses sin perdidas.

No hay duda política, que la única alternativa civilizada que existe por ahora, es la salida negociada, para una transición de Maduro y volver al camino de la democracia.

No se puede o no se debe negociar en una Isla lejana cuando las condiciones no son favorables. Se debe negociar una salida de transición en Caracas o Mérida o Maracaibo cerca de la ciudadanía electoral que pide a grito Libertad, Justicia, y aliviar el sufrimiento de la población que no resiste la crisis de hambruna, enfermedades cronicas ,inseguridad, escasez de servicios públicos (…) en una sede neutral con participantes de las fuerzas viva de la nación y de unos mediadores (cancilleres o personalidades de alta credibilidad) escogidos por cada una de las partes, y con una agenda que incluya: liberar a los presos políticos y exiliados; abrir un canal humanitario; declarar nula la fraudulenta constituyente; respetar las atribuciones de la Asamblea Nacional para designar CNE, TSJ, Poder ciudadano; aprobar operaciones financieras para evitar la quiebra fraudulenta por falta de pago, el default, etc. y convocar elecciones generales con observación internacional. Todo esto debe ser avalado y garantizado por resoluciones de la OEA y las Naciones Unidas.

Aunque Ud. no lo crea, es cierto: Canadá, USA y la Unión Europea han sancionado a más de 65 criminales, miembros del cogollo del régimen, incluyendo aquellos con quienes la guabinosa Oposición se ha sentado o se va a sentar a  “dialogar o negociar” en la sumisa Republica Dominicana.

¿Que negociación- transición de cambio se puede llegar con estos dialogantes? Mantenerse en el poder para continuar con privilegios a pesar del sufrimiento de la población venezolana.

Venezuela: ¿un país constitucional e inconstitucional?

 Así de las cosas.