Fernando Camino Peñalver: Gobernar la economía

 

FernandoCamino

 

Hace unos días escuche en una entrevista radial a un dirigente del PSUV, “experto en temas económicos”, opinando sobre la grave crisis que estamos padeciendo en nuestro país. El “experto” señalaba que la emergencia humanitaria de nuestra población es consecuencia de la “guerra económica” desatada por la oligarquía nacional y el imperio del norte. Sin pensarlo dos veces el entrevistado hizo un mea culpa señalando que a pesar de que el régimen “ejerció su poder para gobernar la economía, no ha sido suficiente para derrotar la guerra económica”.

La entrevista siguió su curso y la periodista preocupada ante el fracaso confesado, le preguntó cuál sería de ahora en adelante la reacción del régimen. El “experto” respondió que, “con la consolidación de la unión cívico-militar, sería más severa la política económica de gobernar la economía”. Como dicen los abogados: “A confesión de parte, relevo de pruebas”, queda claramente entendido que la grave situación económica que está destruyendo a nuestro país, no la va a solucionar el régimen, todo lo contrario van hacer todo lo posible por empeorarla.

La ignorancia en materia económica de unos y el dogmatismo de otros, hizo creer a los inexpertos del régimen, que la economía se puede gobernar, destruyendo a los sectores productivos privados con años de tradición en la actividad. Para sustituir a este maltratado sector, se crearon las empresas de producción socialistas, capitaneadas por improvisados “gerentes”, seleccionados más por su lealtad al régimen que por su capacidad como empresarios. Como lo hemos venido señalando el fracaso de estas empresas es evidente.

El régimen también creyó que podía gobernar la economía mediante el irrespeto a la propiedad privada, la aplicación de controles al libre mercado y la monopolización de actividades fundamentales como el agrocomercio y de algunos sectores agroindustriales.

En el sector institucional, gobernar la economía es para el régimen, eliminar la autonomía del banco central y establecer un innecesario control de cambio. Además, ha convertido a Pdvsa en una empresa dedicada a atender casi todos los caprichos demagógicos, descuidando de esta manera su razón de ser: la extracción, refinación y exportación de petróleo. Así, de ser la industria petrolera número dos del mundo, la ha convertido en una empobrecida empresa prácticamente en la quiebra.

Pero el colmo de la ignorancia se manifiesta en no conformarse con pretender gobernar la economía nacional, si no querer hacerlo con el mercado petrolero mundial. La falta de conocimiento del comportamiento histórico del mercado petrolero internacional, llevó al régimen a cometer el grave error que ha sido y será su perdición: creer que los precios del crudo seguirían subiendo o se mantendrían por el orden de los cien dólares por barril.

La ignorancia supina de los gobernantes de turno del comportamiento del mercado petrolero mundial, trajo como consecuencia el derrumbe del ficticio bienestar socialista. Sin los altos precios del crudo, el régimen no pudo seguir abasteciendo a nuestra población con productos importados, ni lograr préstamos internacionales para cubrir su déficit de divisas.

La consecuencia de pretender gobernar la economía por parte del régimen, ha generado en nuestro país la inflación más elevada del mundo, una escasez de productos básicos en el orden de un noventa por ciento y la caída del PIB más alta de America. Además la deuda pública contraída por el régimen, ha sido calificada como una de las más elevadas del planeta. Para completar este desastre, este régimen nos ha colocado también, en la lista de los diez países del mundo con mayor nivel de corrupción pública y entre las naciones que presentan menores oportunidades para captar inversión internacional.

Según lo afirmado por el vocero del PSUV en la entrevista radial, la alianza cívico-militar que detenta el poder en nuestro país, va a profundizar su tesis de gobernar la economía, lo que significa: mayor escasez de bienes y servicios, mayor inflación, mayor deterioro institucional, más corrupción y menor calidad de vida para nuestra población. Para detener este deterioro progresivo del nivel de vida que padecemos, es necesario activar todos recursos democráticos tanto a lo interno como a lo externo para detener la profundización de la emergencia humanitaria que está diezmando a nuestra población.

@fernandocaminop