Nelson A. Pérez: Default

Nelson A. Pérez
Nelson A. Pérez

 

Definitivamente el régimen de Nicolás Maduro entra en la fase más aguda y definitiva de la crisis social y económica que afrontamos todos los venezolanos: el fantasma del default.

Recientemente el régimen decreta la restructuración y el refinanciamiento de toda la deuda externa del Estado. En principio Maduro confunde la política con la crisis económica, las cuales son dos caras de una misma moneda. En última instancia quien acepta los términos de la reestructuración y el refinanciamiento es el acreedor y no el deudor, es decir, esos instrumentos de política económica no se decretan, se negocian, se acuerdan.

graficonelson

1.- La reestructuración de la deuda.- Los compromisos externos de Venezuela rondan los 184.500 millones de dólares. Reformar los pagos de esa deuda contraída requiere, indefectiblemente, ofrecer a los acreedores un modelo o plan económico que garantice la salida efectiva de la crisis que afronta el pueblo venezolano y, a su vez, la garantías del cumplimento de los pagos futuros de la deuda a refinanciar. Es decir, el nuevo modelo económico debe garantizar un flujo de caja, en dólares, que regularice la balanza de pagos comercial y financiera del país haciéndola superavitaria, y con ello, corregir los problemas estructurales que condujeron a la profunda crisis que perturba el desarrollo integral del país.

Puede el modelo económico socialistiode que implementa el régimen cumplir con esa premisa? . Indudablemente la respuesta es NO.

El fundamento ideológico del régimen es la consolidación del Estado Comunal, cuya estructura orgánica consiste en que el Estado se trasforma en el hegemón en la conducción de la sociedad en todas sus instancias. En lo concerniente a lo económico el eje de acción son las empresas de producción social, los clap, como abastecedores de los bienes de consumo masivo de la población. El músculo financiero para imponer esa aberración económica es PDVSA. De tal manera, la implementación de esa visión ideológica, en lo económico, representa para el Estado un gigantesco gasto y no una inversión productiva. Es decir ese modelo económico no genera riqueza.

PDVSA único herramienta generador de dólares que mantiene está mal sana economía está prácticamente quebrada. La producción de petrolero mermó en un millón de barriles diarios desde 1.999 acentuándose esa merma en el último año, aproximadamente, en 600. 000 barriles/día. La deuda financiera de PDVSA ronda los 71.500 millones de dólares.

Esta realidad económica no es ajena a los acreedores de la deuda externa venezolana, quienes están bien claro sobre las expectativas de este modelo siniestro de sociedad. De tal manera que ningún plan económico que tenga que ver con Comunas, Estado Comunal, socialismo del siglo XXI, etc. será creíble y aceptado por los acreedores, como fórmula para la recuperación del capital invertido y los intereses que ello conlleva, pues el retorno de su inversión bajo ese modelo económico, es inviable.

Están dispuestos los gorilas que nos gobiernan a formular un plan económico, en el marco de una economía abierta de mercado, que garantice el retorno de la inversión a los acreedores de la deuda. La respuesta es NO. Además cuales serían las garantías prendarias, en un supuesto acuerdo de refinanciar la deuda, si ya prácticamente las hemos entregado todas. El FMI o el BM estarías prestos a apalancar financieramente, con dinero fresco y barato, a la nación bajo ese esquema socialistoide. Claro que NO.

Luego la única forma para salir de la crisis económica, y cumplir con los acreedores de la deuda, es rompiendo drásticamente con este modelo económico a la usanza cubana.

2.- El refinanciamiento de la deuda.- Los países democráticos del mundo, se han dado cuenta del talante anti democrático, represivo del régimen de Maduro y su vinculación con el narcotráfico mundial. En tal sentido, en los foros mundiales y en las instancias de poder del planeta: ONU, OEA, UE, etc. el tema en discusión es la gigantesca crisis económica y social que vive Venezuela, pasando, estos organismos, de la acción política a la implementación de sanciones económicas contra el régimen. Dentro de estas sanciones, los EEUU, impusieron la imposibilidad de refinanciar deuda vieja, en dólares, por deuda nueva. Es decir, se le prohíbe a los acreedores norteamericanos del 80% deuda venezolana emitir papeles para el refinanciamiento de nuevos compromisos de pago.

Esta medida drástica adoptada por los EEUU obedece a la política sistemática de violación de los derechos humanos en nuestro país, que han dejado un saldo de más de 150 jóvenes asesinados por el régimen en las recientes protestas de la población en búsqueda de la restitución del hilo constitucional. Así mismo, la violación de los derechos políticos del pueblo por el régimen, al manipular groseramente los procesos electorales favoreciendo, abiertamente, a los candidatos del régimen en los diferentes procesos comiciales acaecidos, recientemente, en el país. Así mismo, el encarcelamiento y represión de líderes fundamentales de la política venezolana, entre otro cúmulo de violaciones a la Constitución Bolivariana de Venezuela.

Las calificadoras de riesgo china, La Asociación Internacional de Swaps y derivados se han pronunciado y señalan que el régimen entro en incumplimientos de pago, lo que implica que los acreedores de deuda venezolana pueden demandar la ejecución de activos de la nación en cualquier parte del mundo.

El régimen busca desesperadamente un proceso de dialogo con la oposición venezolana para lograr oxigeno democrático. Estrategia: conseguir aliviar las duras sanciones económicas que pesan sobre el régimen y llegar sin asfixia a las elecciones presidenciales para cometer de nuevo el gran fraude comicial.
En este sentido los representantes de la MUD que participan nuevamente en el proceso de dialogo, no pueden darse el lujo de fracasar de nuevo, el pueblo les pasaría por encima. Las profundas calamidades que vive hoy el ciudadano de a pie, harán calentar las calles de nuevo, ahora sin convocatoria política, la calle está que arde.

Saludo con entusiasmo la huida de Antonio Ledezma.

Econ. Nelson A. Pérez Valdivieso Miembro del Secretariado Nacional del Movimiento Progresista de Venezuela. MPV.
[email protected]
@nelsonperezv