Vicente Brito: Se necesitan urgentes soluciones que resuelvan nuestras desmejoras sociales

Foto Archivo
Foto Archivo

 

Hemos venido escuchando a lo largo del presente año una serie de anuncios oficiales, de mejoras sustanciales en crecimientos económicos y sociales que no se convierten en realidades, al no lograr dar soluciones a las grandes limitaciones y carencias que padecemos los venezolanos.

La más preocupante es la desmejora continua de nuestra capacidad de compra al ver cómo semana a semana los precios de los artículos y productos que consumimos, aumentan su valor limitando más aun nuestro consumo. Con el agravante de que no hay forma práctica para aumentar significativamente nuestros ingresos, donde a pesar de los esfuerzos realizados las posibilidades de mejorarlos solo se minimizan más aún. Bien sea si los obtenemos por realizar un trabajo fijo o al ejercer otras actividades que nos permitan obtener beneficios, afectado por la compleja coyuntura que padecemos.

Algunas de esas decisiones urgentes que deben tomar el Gobierno y el Banco Central, son la sinceración de políticas monetarias y cambiarias que funcionen armónicamente, que permitan reducir los elevados volúmenes de dinero inorgánico que recibe el Gobierno para cubrir sus crecientes necesidades en Bolívares(elevado déficit fiscal) y una liberación gradual del control de cambio que facilite ajustar el precio del dólar con medidas que han sido aplicadas con éxito, en países que han vivido situaciones parecidas a las nuestras.

La pérdida de autonomía del Banco Central y su constante disminución de las reservas internacionales, observadas en los últimos 7 años, ha causado casi todas las calamidades que padecemos como inflación creciente, aumento del valor del dólar no controlado, fuga de capitales, reducción de la producción nacional y de las importaciones. Con sus consecuencias en los elevados niveles de pobreza que tenemos y caída creciente del consumo. Están a la vista el deterioro de nuestra calidad de vida y desmejoras sociales que padecemos.

Son urgentes las decisiones que se necesitan tomar que permitan recuperar la producción nacional la cual es otras de las razones de nuestra crítica situación, sus efectos han significado un duro golpe al consumo observada en la creciente escasez de productos nacionales, lo cual se hace evidente por la caída continua del Producto Interno Bruto ocurrida durante los últimos 4 años y para el 2017 su caída es de las más altas del mundo se estima cercana al -13%, lo cual demuestra el sostenido deterioro de la producción nacional.

Sus efectos son evidentes ya que al tener menos productos nacionales que adquirir se hace indispensable sustituirlos con artículos importados con precios de varias veces lo que pagamos por los nacionales, lo cual tiene un efecto desbastador en el costo de vida ya que estos productos son adquiridos al valor del dólar libre, el cual ha subido 10 veces en los últimos 5 meses.

No observamos de parte de los responsables de la conducción del Gobierno, modificaciones o intenciones a lograr un cambio de rumbo que nos permita mejorar nuestras condiciones de vida y niveles de desarrollo humano, donde nos encontramos ubicados según los organismos internacionales, dentro de los 30 países del mundo con elevadas desmejoras sociales, observadas en la creciente inflación, altos niveles de pobreza y perdida de consumo de artículos fundamentales, sobre todo en alimentos y medicinas.

Nota de prensa