Al menos 16 muertos en bombardeos a las afueras de Damasco

El humo se agita tras el bombardeo del 29 de septiembre de 2017, área de rebeldes del distrito de Jobar, al este de la capital siria, Damasco.
El humo se agita tras el bombardeo del 29 de septiembre de 2017, área de rebeldes del distrito de Jobar, al este de la capital siria, Damasco.

 

Al menos 16 personas murieron hoy, entre ellas un niño y un miembro de la Defensa Civil, en Guta Oriental, el principal bastión opositor a las afueras de Damasco, por bombardeos de aviones de combate.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos detalló en un comunicado que seis personas perecieron y otras 17 resultaron heridas, de diferente gravedad, en bombardeos aéreos, que no fueron identificados, contra la localidad de Modira, en Guta Oriental.

Por otro lado, cinco civiles, entre ellos un niño, perdieron la vida y más de 16 resultaron heridos tras la caída de diez misiles contra la ciudad de Duma.

La ONG, cuya sede está en Reino Unido y que cuenta con una red de observadores sobre el terreno, aseguró que hubo otro ataque de las fuerzas de Damasco en Misraba, también en Guta, donde perecieron al menos cuatro personas y diez personas resultaron heridas.

Las fuerzas gubernamentales sirias lanzaron un misil, según el Observatorio, que se cree que es tierra-tierra contra una zona en la ciudad de Hamuriya, y que causó la muerte de un miembro de la Defensa Civil, conocidos como “los cascos blancos”.

Según la ONG, un total de 77 personas han muerto, entre ellas catorce menores, siete mujeres y cuatro miembros de la Defensa Civil, desde el 14 de noviembre en bombardeos aéreos y de misiles.

En Guta Oriental se registran desde hace días violentos enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y la Legión de las Glorias de la Nación, que pertenece al Movimiento Islámico de los Libres de Sham.

Esta zona está actualmente dominada por facciones armadas opositoras y sometida a un férreo asedio que impide la entrada de alimentos o de ayuda humanitaria, que ha provocado varias muertes por desnutrición.

De acuerdo a la ONU, en ella residen 390.000 personas, que están asediadas desde el 10 de octubre de 2013, aunque el cerco se ha estrechado en los últimos cinco meses.

EFE