Julio César Arreaza: Hablemos claro

thumbnailjuliocesararreaza

 

Aparece de nuevo el diálogo en el horizonte. Hasta hoy los varios intentos sólo han servido para una burda manipulación por parte del régimen, seguir ganando tiempo e incumplir con lo que se compromete. Coincidimos que la unidad de la oposición es un bien inestimable en estos momentos y apostamos por una unidad con propósitos. Quienes pretenden representarnos no tienen nuestra representación, se la arrogan por cuenta propia, son autonegociadores que han servido de trompos servidores al régimen forajido. Negocian en secreto y así no nos sirve. Queremos ver allí a gente que nos represente como María Corina Machado, Diego Arria y André Velásquez. No hay simetría, por el lado oficialista una línea dura encabezada por los hermanos Rodríguez y Jaua, y de este lado una línea blanda que terminan utilizados. Hablemos claro, nos negamos a reconocer a la Prostituyente, ni mucho menos vamos a abogar para que le levanten a los forajidos las sanciones.

Eso no depende de nosotros, sino de sus crímenes y robos. No vamos a mediar por un narco régimen. Insistimos que hasta ahora el diálogo ha sido pura manipulación, secretismo, un  mecanismo fracasado y vuelto a fracasar con las mismas pautas; un diálogo con efecto gatopardiano para que todo siga igual y el régimen siga ganando tiempo. Quién es Maduro para darnos instrucciones de que intercedamos para que le quiten las sanciones y de paso suelta que no va a cambiar el sistema electoral. Otra burla es que el ministerio del poder popular para elecciones, decidió crear la condecoración 30 de julio, para conmemorar el día en que perpetraron el fraude más grande en Latinoamérica.

Creemos en un diálogo transparente que conduzca al camino de la transición democrática, mediante elecciones limpias. Nuestro faro es el mandato emitido por la soberanía popular el 16-7, en el que rechazó la Prostituyente fraudulenta, exigió la liberación de los presos políticos y decidió abrir el canal humanitario, ratificado por el TSJ designado con arreglo a la Constitución por la Asamblea Nacional.

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, denunció ante la Corte Penal Internacional de La Haya a Maduro, para quién pidió orden de captura, por la comisión de crímenes de lesa humanidad. En la denuncia aparecen envueltos Padrino López; Reverol, Gonzalez López, Benavides Torres. Se les acusa por asesinatos, torturas, encarcelamientos, ataques a la población civil y violaciones sistemáticas de los DDHH. Acompaña la fiscal más de 1000 evidencias. Deben pagar por el hambre y la miseria a la que han sometido al pueblo de Venezuela. Tiene la palabra la AN para decidir el antejuicio de mérito y declararse cuantos antes en sesión permanente. Hagan valer su legitimidad como poder público.

¡No más prisioneros políticos, torturados ni exiliados!