Wilson Castro: Utilidades generaron una gran frustración en los ciudadanos

Wilson Castro Utilidades generaron frustración

 

Las utilidades generaron una gran frustración en los ciudadanos porque se fueron en el pago de las deudas de las tarjetas de crédito y la compra de comida, “sin alcanzar para las hallacas, el pan de jamón o el pernil navideño”, indica Wilson Castro, candidato a alcalde del municipio Caroní.

Nota de Prensa

Considera que esta situación es otra de las dramáticas consecuencias que viven los venezolanos por la hiperinflación causada por las medidas económicas erróneas aplicadas por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Castro comenta que la disminución en el poder de compra y la baja en el consumo se notan especialmente en Ciudad Guayana, porque la subsistencia del comercio de esta localidad está muy ligada a las utilidades de las empresas básicas: “En otra época se generaba un entusiasmo cada vez que les pagaban a los trabajadores, había consumo, se notaba un ambiente diferente en la calle”.

Recuerda que gran parte del personal de las empresas de Guayana utilizaba sus utilidades para comprar vehículos, cambiar de casa, organizar vacaciones, o hacer grandes inversiones, pero “todo eso quedó en el pasado, actualmente no les alcanza ni para invertir en la ropa de sus chamos”.

Explica que esto genera una economía que se mueve de manera casi exclusiva por los negocios ilegales del sur del estado, como la venta de gasolina, minería ilegal, venta de efectivo, etc.

Profesionales al exilio

Castro afirma que otro duro golpe al futuro del país es que producto de la pérdida del poder adquisitivo y la disminución en la calidad de vida, cientos de profesionales y trabajadores capacitados se van diariamente a buscar un mejor futuro para ellos y sus familias en otras latitudes. “Son años de formación, de práctica y talento que estamos perdiendo por culpa de las nefastas decisiones de quienes nos gobiernan”.

Asegura que esta decisión está más que justificada en muchos casos, porque anteriormente el salario de un trabajador de las empresas básicas le permitía dar calidad de vida a su familia, pero en este momento “no alcanza cuando tienen que reparar el carro, o pagar el colegio de los chamos”.

El candidato a alcalde de Caroní detalla que muchos empleados de las empresas de Guayana tienen dos o tres trabajos, uno en la empresa y el resto como taxista o comerciante en el sector informal.

“Reiteramos a los trabajadores nuestra disposición a tenderles la mano, de buscar herramientas para aumentar su calidad de vida, y de que sean nuestra prioridad al momento de iniciar la reconstrucción de Guayana”.