La decana de UDO Bolívar lanzó SOS por acoso del hampa en la casa de estudio

FOTOMaria Coromoto Casado

 

El exiguo presupuesto universitario y la inseguridad son los mayores problemas que enfrenta en estos momentos el Núcleo Bolívar de la Universidad de Oriente (UDO), afirmó la decana de esta institución, Profesora María Coromoto Casado.

Nota de Prensa

La Casa Más Alta del Oriente del país cumplió el pasado 21 de noviembre, también Día del Estudiante Universitario, 59 años de su fundación en medio de un panorama de dificultades, no sólo en materia económica, sino además de inseguridad.
Y es que ya no existe ningún espacio, área o instalación universitaria de este núcleo que no haya sido visitada por el hampa.

Para la decana del Núcleo de Bolívar lograr seguridad en el recinto universitario sigue siendo prioritario para la UDO. “Antes de llegar a tener una mejor edificación, tenemos que resolver el grave problema de inseguridad en las instalaciones”.
“El hampa no respeta ninguno de los espacios de la universidad”, dijo.

En el período de vacaciones del pasado mes de agosto las instalaciones de Cursos o Estudios Básicos, y en áreas que se conoce como Campus de San Rafael, fueron completamente desmanteladas. El hampa cargó con el techo, y con todo lo que pudo, de doce aulas.

La autoridad señaló que con esfuerzo se están recuperando unas seis aulas, pero con el temor que existe ante la latente inseguridad que sigue reinando en el recinto, y máxime cuando se acerca el período de vacaciones de diciembre.
La acción delictiva no es sólo contra bienes universitarios, sino también, ataca a la comunidad udista. “No estamos hablando solo de inseguridad contra las instalaciones, sino hacia la comunidad universitaria”, dijo.

La decana denunció la terrible situación del hampa en los salones de clases, donde se registran entre dos y tres robos.
“Estamos hablando, también, de robos a la salida de clases, donde roban a los estudiantes y, le quitan sus carros a los profesores, cuando no los desvalijan”, agregó.

Hizo un llamado a las comunidades cercanas al recinto udista a proteger las instalaciones, porque cuando roban un aire acondicionado, un microscopio o el techo de las aulas, el daño se lo están haciendo a sus hijos, sus nietos, hermanos, que no tendrán las condiciones para su formación académica.

Las autoridades del Núcleo Bolívar esperan poder tratar esta problemática con el gobernador del estado, Justo Noguera Pietri, y buscar una rápida solución.

Deserción universitaria

La crisis que se vive en el país ha detonado una deserción universitaria. En el Núcleo Bolívar de la UIdo cada semana renuncian a sus cargos dos y tres profesores, y hasta cinco estudiantes abandonar sus estudios. Sin contar lo que corresponde al personal administrativo.

La decana María Coromoto Casado afirmó que hay una elevada deserción universitaria, tanto de profesores como estudiantes. Los altibajos del actual semestre, y la situación del país, han traído como consecuencia que muchos desistan de seguir en la universidad.

“Hay algunos que se han ido por algo inevitable, pero otros se han ido por que no tienen como pagar una residencia, o la comida”, aseguró. La autoridad universitaria abriga la esperanza que esto pueda cambiar para el próximo semestre a iniciarse en enero del 2018.