Oscar Arnal: Alcalde para servir al pueblo

thumbnailOscarArnal

Quiero ser alcalde de Caracas para servir a mi comunidad. Para darlo todo en la resolución de los problemas. Para rescatar a Caracas de la inmundicia, la desidia, el caos y la inseguridad. Para poner orden, en medio de este gran desconcierto. Para luchar por el cambio.

Quiero ser un alcalde cercano a los vecinos. Que los escuche, a través de periódicos cabildos abiertos. Que gestione el presupuesto municipal de acuerdo a las necesidades de los vecinos y con su intervención.

Quiero ser alcalde para gobernar con ideas cristianas. Aquellas que tratan sobre la realidad social, política, económica, cultural, ecológica y de las relaciones internacionales. Son ideas que van desde la justicia social, oponiéndose al fascismo, al nacismo, al comunismo, al capitalismo como materialismo, llegando hasta la protección de la verdad, las instituciones y el medio ambiente. Anuncia una visión integral, trascendente y liberadora del hombre y de la sociedad basada en la eminente dignidad de la persona y denuncia la injusticia y la violencia que de diversas maneras afectan y toman cuerpo en la vida. Ofrece orientaciones para la “promoción de los derechos humanos, para la tutela de la familia, para el desarrollo de instituciones políticas democráticas y participativas, para una economía al servicio del hombre, para un nuevo orden internacional que garantice la justicia y la paz y para una actitud responsable hacia la creación”.

La Doctrina Social de la Iglesia comparte una concepción del hombre fundada en sus derechos inalienables por ser el centro de la creación. Entre sus principios están: la solidaridad, la participación, la subsidiariedad y el bien común. En este sentido la fe ilumina la dignidad del trabajo, en cuanto actividad destinada a la realización, planteando además el amor preferencial por los pobres. Frente a la desesperanza, la opresión y el enfrentamiento estéril propone firmeza en los principios, y el que seamos agentes de cambio social.

Hoy cuando se pretende imponer para siempre una hegemonía de corte marxista, habría que relanzar estas ideas en función de oponer una concepción demócrata cristiana de la vida. Se trata de cambiar al gobierno para después gobernar también en base a los principios.

@OscarArnal