Lufthansa arrebata a Ryanair el liderazgo en pasajeros en Europa

 REUTERS/Ralph Orlowski
REUTERS/Ralph Orlowski

 

Ryanair pisa el freno por los errores de planificación. La crisis operativa que ha forzado miles de cancelaciones ha ralentizado su crecimiento y amenaza la supremacía de la low cost irlandesa, que el año pasado se hizo con el liderazgo por pasajeros en Europa al superar a la alemana Lufthansa.

En octubre, Ryanair elevó un 8% su volumen de clientes, hasta 10,9 millones, y firmó su peor evolución mensual desde octubre de 2014, cuando progresó un 5%. Además, ha puesto fin al crecimiento de doble dígito, que en el último trienio había llegado al 30%.

Su retroceso contrasta con el empuje de Lufthansa, que acumula un fuerte crecimiento, del 16,9% de media, en los 10 primeros meses del año. Como resultado, el grupo ha recortado distancias con Ryanair y, a cierre de octubre, ya la supera por volumen de pasajeros. Aunque la diferencia es mínima -no llega a los 500.000 pasajeros- anticipa que, si esta tendencia se mantiene en los últimos dos meses del año, Lufthansa recuperará el trono en 2017.

También elevan la presión sobre Ryanair sus rivales del bajo coste. En septiembre, cuando comenzaron las cancelaciones, la irlandesa logró mantener sus cifras, igualando el avance del 10% de agosto, pero empezó a perder fuelle frente a otras low cost.

Más presión

En octubre, por segundo mes consecutivo, easyJet y Norwegian Air Shuttle han crecido más que Ryanair. La británica elevó su volumen de pasajeros un 9,9% y un 11% en octubre y septiembre, respectivamente, mientras que la escandinava supera a Ryanair en crecimiento mensual desde julio. Por su parte, la húngara Wizz Air, cuyos costes son más bajos que los de la aerolínea liderada por Michael O’Leary, mejoró un 30,5% en octubre y es la compañía que más crece en el Viejo Continente. Vueling, por su parte, aunque no desglosa datos de pasajeros, reveló un incremento de la demanda del 4,9% el mes pasado.

Pese al adverso contexto, a favor de Ryanair juegan dos factores: su amplia ventaja respecto a sus competidores en segmento low cost y su fortaleza financiera. Aunque ha recortado su previsión para el segundo semestre fiscal -de octubre a marzo- y crecerá sólo un 4% al dejar en tierra 25 aeronaves, Ryanair espera cerrar el ejercicio con 129 millones de pasajeros. EasyJet batirá los 80 millones, a gran distancia de Norwegian y Wizz Air.

En paralelo, los resultados de la irlandesa, lejos de resentirse, siguen al alza. En los seis meses hasta septiembre, Ryanair ingresó un 7% más, hasta 4.425 millones de euros, y ganó 1.293 millones (+11%). La empresa estima que los costes de personal y las compensaciones a los 700.000 pasajeros afectados por la disrupción operativa tendrán un impacto de 70 millones de euros. No obstante, y aunque a raíz de lo sucedido reducirá menos de lo previsto sus costes unitarios, sí ha mantenido previsiones en lo relativo al beneficio neto anual, que estará entre 1.400 y 1.450 millones, y a alcanzar 200 millones de pasajeros anuales en 2024, su gran meta.

El pronóstico optimista se extrapola también a easyJet que, tras cerrar un verano récord en clientes -que le llevó a mejorar previsiones-, se ha visto impulsada por la quiebra de Alitalia, Air Berlin y, sobre todo, Monarch. En su último ejercicio fiscal, concluido el 30 de septiembre, la británica recortó un 30% su beneficio después de impuestos, hasta 305 millones de libras (344 millones de euros), por el impacto de la devaluación de la libra y la sobreoferta de plazas en Europa. Sin embargo, espera una mayor racionalización este año y, sobre todo, crecer en ingresos por asiento -en el que el sector mide su rentabilidad-, lo que supondría poner fin a una racha de “ocho o nueve trimestres a la baja”, según Carolyn McCall, que cederá el cargo de consejera delegada el 30 de noviembre. La buena coyuntura para la industria podría verse empañada, no obstante, por incertidumbres como el Brexit.

Flota

El incremento de flota -este año estrenará 22 aviones de corto y medio radio de Boeing- permitirá a Norwegian optimizar costes y apuntalar su crecimiento. La escandinava, que ha revolucionado el sector con los vuelos de largo radio de bajo coste, acumula un crecimiento del 14% en pasajeros hasta octubre. En el conjunto del año, aumentará su oferta de asientos un 25% y, en 2018, el 35%, aunque podría ajustar su capacidad según la evolución del mercado aéreo y de la economía mundial.

También un alza de doble dígito prevé Wizz Air en su año fiscal, que concluye el 31 de marzo. En concreto, del 23% en su oferta de plazas.

Por: Yovanna Blanco – Expansión