Submarino argentino sigue perdido pero prevén mejores condiciones de búsqueda

EFE
EFE

 

 

Al cumplirse dos semanas sin que se sepa nada del submarino de la Armada Argentina ARA San Juan, con 44 tripulantes a bordo, ya se ha rastreado el 68 % de la zona del Atlántico en la que se cree puede estar y se prevé en las próximas horas mejoras de la meteorología que favorecerán la búsqueda.

EFE

“Continuamos en la búsqueda del submarino con todo el esfuerzo. Estamos agotando todo el equipo de alta tecnología de los ocho buques que están en la zona barriendo todo el fondo, mapeando el perfil”, explicó ante la prensa en Buenos Aires el capitán de navío Enrique Balbi.

El portavoz de la Armada reconoció que “es muy difícil estimar” cuándo se llegará al 100 % de rastreo, ya que dependerá de las condiciones en las que se encuentre el mar por la meteorología del momento, que desde que comenzó la búsqueda, durante varias de las jornadas, no han sido las óptimas.

Actualmente, 19 países, entre ellos Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Brasil y España, trabajan con 4.040 personas -3.200 de la Armada Argentina- en el operativo, que incluye 28 buques -16 argentinos- y nueve aeronaves, de las que tres son del país austral.

“Han venido de todas las partes del mundo a decir: queremos ayudarlos argentinos. Queremos darle todo nuestro apoyo, la mejor tecnología para ver si juntos encontramos el submarino”, afirmó este miércoles el presidente, Mauricio Macri, para quien esta situación demuestra que el mundo “está dando una oportunidad” al país.

Durante un discurso en una escuela de la norteña provincia de Corrientes, el mandatario, que está a punto de cumplir dos años como jefe de Estado, remarcó que gracias a su Gobierno se ha dado un cambio que genera “respeto, admiración, apoyo en el mundo entero”.

El área de operaciones en la que se busca el sumergible, a unos 430 kilómetros de la costa argentina y delimitada en base a la explosión registrada en esa zona poco después de que desapareciera, llega a los 40.000 kilómetros cuadrados, de los que la mayor concentración de búsqueda es de 4.000, equivalente a 20 veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires.

Según añadió Balbi, hoy la meteorología es buena y el jueves será “mejor”, con “apenas dos metros de altura de ola”, algo que calificó es “muy bueno para el barrido”, que se produce entre los 200 y los 1.000 metros de profundidad.

En el punto de búsqueda ya está el buque noruego Sophie Siem, que lleva a bordo un minisubmarino de rescate de Estados Unidos que puede descender hasta los 600 metros de profundidad, aunque no podrá usarse hasta que no se localice el ARA San Juan.

Asimismo, esta noche llegará al puerto de Comodoro Rivadavia, base del operativo, el buque de la Armada Argentina ARA Islas Malvinas, para embarcar un vehículo sumergible a remoto de origen ruso que tiene un alcance operativo de inmersión de 1.000 metros.

Se estima también que el 5 de diciembre llegue desde Rusia el barco de exploración científica “Yantar”, que cuenta con equipamientos de alta tecnología de inspección y puede operar a profundidades de hasta 6.000 metros.

En su único parte del día ante la prensa, Balbi criticó diversas informaciones falsas, como la reciente difusión de un supuesto comunicado que certificaba que se había localizado el submarino, lo que consideró solo juega con los sentimientos de los familiares de los tripulantes.

La gran mayoría de ellos aguarda con incertidumbre en la localidad bonaerense de Mar del Plata, adonde hace 10 días debería haber llegado el submarino tras realizar un viaje desde el puerto austral de Ushuaia.

“Dios, dale fuerza a los submarinistas y a los familiares por este difícil momento. Haz que vuelvan pronto”, reza uno de los carteles que rodean el vallado de la base naval marplatense, lugar en el que buena cantidad de los allegados a los 44 esperan noticias a diario.

La Armada reiteró hoy que la última comunicación con el submarino fue a las 7,30 horas del día 15, después de que el comandante del ARA San Juan avisase de madrugada que había ingresado agua por el sistema de ventilación, que llegó a las baterías y ocasionó un cortocircuito y principio de incendio de humo sin llama.

“A las 6 de la mañana, todo lo informado telefónicamente se le informa por escrito (desde el submarino) al comandante y a las 7,30 coincidieron en seguir rumbo a Mar del Plata disminuyendo los días de patrulla que tenía previsto, y ahí fue la última comunicación”, recalcó Balbi, que en todo este tiempo ha asegurado que esa avería fue subsanada.

Paralela a la búsqueda, una causa judicial se está investigando la desaparición del buque.

No obstante, ayer se confirmó que la jueza del caso, Marta Yáñez, citó a declarar como testigo al ministro de Defensa, Oscar Aguad, y le pidió que levante el secreto militar para conocer “documentación sensible” que sea de interés para avanzar.

Al respecto se refirió hoy la vicepresidenta del país, Gabriela Michetti, quien aunque afirmó que la oposición “tiene derecho” a pedir la interpelación del ministro y citarlo a que comparezca en el Congreso, ahora “el 100 %” de las energías deben estar en la búsqueda del submarino, para luego dar “todas las explicaciones del caso”.