Argentina asume presidencia del G20 como puente entre Suramérica y el mundo

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, pronuncia un discurso hoy, jueves 30 de noviembre de 2017, en el centro cultural CCK de Buenos Aires (Argentina). Macri definió hoy como un "día histórico" que Argentina asuma desde este viernes la Presidencia del G20 para 2018, una muestra, a su juicio, de que el país inspira "confianza" al mundo, que ve que está en "el camino correcto". EFE/David Fernández
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, pronuncia un discurso hoy, jueves 30 de noviembre de 2017, en el centro cultural CCK de Buenos Aires (Argentina). Macri definió hoy como un “día histórico” que Argentina asuma desde este viernes la Presidencia del G20 para 2018, una muestra, a su juicio, de que el país inspira “confianza” al mundo, que ve que está en “el camino correcto”. EFE/David Fernández

 

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, apostó este jueves por que su país se alce como “la expresión de toda una región” durante la presidencia del G20 en 2018, que asumirá este viernes, y abogó por usarla como “un puente en la diversidad” entre Suramérica y el resto del mundo, reseñó EFE

“Queremos ser la expresión de toda una región, no solo de nuestro país. Por eso vamos a poner en el centro del G20 las aspiraciones y preocupaciones de esta región en desarrollo, que está ansiosa por nuevas oportunidades”, aseguró Macri durante el lanzamiento oficial de la presidencia del bloque internacional, que tuvo lugar en el centro cultural CCK de Buenos Aires.

En un discurso ante una multitud de autoridades nacionales e internacionales, el mandatario presentó a Argentina, el primer país de Suramérica que hospeda esta cumbre, como un estado capaz de sumarse a “una conversación global” sin necesidad de “alzar la voz” y que ya no quiere “seguir pasivamente los intereses de otros”.

Macri destacó que, durante las negociaciones, Argentina propondrá una agenda enfocada en el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo y la alimentación sostenible.

En ese sentido, hizo hincapié en la capacidad del país para producir alimentos para más de 400 millones de personas y mostró su preocupación por la preservación “crucial” del suelo como un recurso limitado y no renovable donde se producen la mayor parte de los comestibles.

Durante dicha ceremonia transmitieron en un vídeo las palabras de la canciller Angela Merkel y del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en calidad de miembros de la “troika” -conformada por el país que ejerce la presidencia, su predecesor (Alemania) y su sucesor (Japón)-, que desearon a Macri “éxito” y le ofrecieron su apoyo para afrontar esta “gran responsabilidad”.

En una rueda de prensa ofrecida tras el acto oficial, el ministro de Relaciones Exteriores argentino, Jorge Faurie, añadió que plantearán las negociaciones de la cumbre, que será en “los últimos días de noviembre”, como continuación de temas tratados durante la presidencia alemana este año, “enfatizando los temas con una mirada desde el sur, desde América Latina”.

Preservar la paz mundial y evitar ejercicios nucleares que “comprometen la estabilidad mundial” serán algunos de los objetivos que formarán parte de la agenda del G20 en 2018, añadió Faurie, además de la lucha contra el cambio climático y la corrupción, o la igualdad de género y la promoción de las inversiones, entre otros.

Durante el encuentro, Faurie agradeció el “gesto de amistad” del Reino Unido y la actitud de los habitantes de las islas Malvinas, cuya soberanía ostentan los británicos pero históricamente reclama Argentina, por la ayuda prestada en la búsqueda del submarino ARA “San Juan”, desaparecido hace 15 días en el Atlántico Sur.

Respecto a los detalles técnicos de la ronda de encuentros, el jefe del Gabinete de Ministros, Marcos Peña, destacó que Argentina está “en condiciones” de garantizar la seguridad en las reuniones que se celebrarán en el país durante su presidencia del G20, ya que han trabajado “con una enorme cooperación de otros países”.

“Nos han ayudado muchísimo en materia de compartir información de inteligencia y poder trabajar en prevención de cualquiera de las amenazas que pueden tener un evento de este tipo”, alegó.

Asimismo, el portavoz del Ejecutivo destacó que los eventos no tendrán lugar solamente en la capital sino que serán más de 50 reuniones en diez ciudades, lo que le dará a este encuentro un “carácter federal”.

Se espera la participación de 20.000 personas de una amplia diversidad de países, entre ellos funcionarios de distintos rangos que tratarán temas como economía, finanzas, empleo, educación, energía y agricultura.