Crisis política en Honduras se agudiza mientras candidatos rivales claman victoria

Partidarios del candidato presidencial opositor de Honduras Salvador Nasralla protestan mientras esperan los resultados oficiales de la elección fuera de un depósito del Tribunal Supremo Electoral en Tegucigalpa, Honduras, 30 de noviembre, 2017. REUTERS/Edgard Garrido
Partidarios del candidato presidencial opositor de Honduras Salvador Nasralla protestan mientras esperan los resultados oficiales de la elección fuera de un depósito del Tribunal Supremo Electoral en Tegucigalpa, Honduras. REUTERS/Edgard Garrido

 

La crisis electoral en Honduras subía de temperatura el jueves con un lento conteo de las disputadas presidenciales que desataba protestas en las calles y tensiones entre los dos candidatos, el mandatario Juan Orlando Hernández y su rival, la estrella de TV Salvador Nasralla, reseñó Reuters.

Los dos aspirantes se proclamaron ganadores de la elección del domingo, con un primer conteo que favoreció al opositor con cinco puntos de ventaja cuando había más de la mitad de las mesas computadas, pero luego de una pausa de un día y medio de forma repentina y sostenida se inclinó hacia el presidente.

En una lucha con uñas y dientes, Hernández, que busca la reelección con su Partido Nacional de centroderecha, obtenía el jueves 42.7 por ciento de los votos frente al 41.6 de Nasralla, que representa a una amplia coalición que aglutina corrientes conservadoras y de izquierda, con 91 por ciento de las mesas escrutadas, según el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Ante la criticada demora del conteo, el presidente del TSE, David Matamoros, pidió el miércoles disculpas a los hondureños por lo que llamó una falla en los sistemas.

Pero uno de los cuatro magistrados del tribunal, Marcos Lobo, dijo el jueves a Reuters que se debería hacer una auditoría externa e independiente de los resultados porque consideró “extraño” y que “genera dudas” la supuesta falla.

“El resultado tendrá que verificarse. El tribunal había garantizado que el sistema no iba a fallar”, dijo a Reuters el funcionario, que el lunes había asegurado que Nasralla tenía una tendencia irreversible y era prácticamente el ganador.

Partidarios del candidato opositor bloquearon el jueves por la mañana carreteras en la capital Tegucigalpa, en la oriental ciudad de Catacamas y en la portuaria localidad de La Ceiba en la costa atlántica, después de que el candidato anunciara que intentan hacerle un fraude.

En la capital, jóvenes se manifestaron cerca del tribunal donde se computaban los votos, que tuvo que ser evacuado la noche del miércoles por enfrentamientos con la policía, que lanzó bombas lacrimógenas. La sede del tribunal estaba resguardada por fuerzas antimotines de la policía

“Vamos a seguir protestando, no vamos a aceptar que le roben el triunfo a Nasralla. Juan Orlando Hernández debe respetar la voluntad popular y entregar el poder”, dijo a Reuters Josué Valladares, un estudiante de 20 años. Fuerzas antimotines de la policía resguardaban el tribunal.

El presidente del TSE, David Matamoros, dijo el jueves que el conteo de actas podría terminar esa misma tarde y entonces podría haber otro boletín oficial.

Acuerdo fallido

Nasralla llamó a sus seguidores, desde su cuenta de Twitter, a manifestarse pacíficamente. “No se dejen provocar por activistas de JOH (Juan Orlando Hernández)”, escribió.

Y Hernández, de 49 años, pidió a los hondureños esperar con calma y en paz el escrutinio y respetar el resultado.

“El presidente ya dijo que se deben contar todas las actas. Que se haga ese proceso y se comprobará que los nacionalistas ganamos las elecciones. No tienen que estar haciendo esos relatos en las calles, bloqueando las calles”, dijo a Reuters Deisy Molina, una ama de casa de 45 años.

Aunque el miércoles ambos candidatos firmaron sendos documentos ante la Organización de Estados Americanos(OEA) comprometiéndose a respetar el resultado una vez contabilizados todos los votos, el acuerdo quedó en el aire luego de que el opositor dijo que le intentaron tender “una trampa”.

Nasralla, de 64 años rechazó el documento horas después de firmarlo, acusando a su rival de intentar robarle la elección.

Observadores internacionales dijeron que los retrasos dañaban la credibilidad de las autoridades y amenazaban con afectar la legitimidad del ganador.

“Existe preocupación de todos los actores del Gobierno y demás sobre el potencial de violencia”, dijo el jefe de la misión de observación de la OEA, el expresidente boliviano Jorge Quiroga. “Si la elección es estrecha se requiere la mayor calma y tranquilidad para poder procesarla”.

Hernández había llegado a los comicios como el favorito en las encuestas en la empobrecida nación centroamericana, golpeada por la violencia, las bandas del narcotráfico, la corrupción y que registra una de las tasas de homicidio más altas del mundo.

Nasralla es una figura conocida en Honduras y cuenta con el apoyo del expresidente Manuel Zelaya, un izquierdista que fue derrocado durante un golpe de estado en 2009 después de proponer un referendo para su reelección.