Rubén Limas: El militar en la salud

ruben limas

 

El Ministro de Defensa Padrino López emitió está semana unas lamentables declaraciones, en las cuales desechaba la propuesta de la Unidad Democrática, relativa a la aprobación de un canal humanitario expuesta en la mesa de negociación en República Dominicana.

Según su particular óptica, un canal humanitario para traer urgentemente alimentos y medicinas al país, provocaría una invasión militar extranjera. Esas palabras son acompañadas por el ensordecedor silencio del Ministerio del Poder Popular para la Salud, quien no es capaz de decir ni siquiera “esta boca es mía”, para defender de tamaño despropósito militarista, la salud de millones de personas que no encuentran ni vacunas, ni medicinas.

Para solo tomar un dato de la dramática crisis humanitaria que vivimos, recordemos que la organización PROVEA informó recientemente que 77 mil pacientes con VIH se quedaran este diciembre sin tratamiento antirretroviral, cuando se acabe el inventario de los únicos 5 fármacos de 27 que distribuía el programa nacional de VIH-Sida. Eso sin hablar de los tratamientos médicos contra todas las demás enfermedades que aquejan a nuestra población o de la ausencia total de vacunas y la falta de insumos médicos.

Señor Ministro sería bueno que usted se dé una “vueltica” por nuestros principales hospitales y ambulatorios. Le propongo se vista de mendigo, para que pase desapercibido, y palpe usted en carne propia el vía crucis que padecen nuestros pacientes. La famosa Ruleta Rusa, se queda pequeña, frente al ruleteo de los enfermos por distintas dependencias de salud por la falta de camas e insumos médicos, poniéndolos en riesgo de muerte. ¿Si no lo cree? ¡Hágalo! Y vera la crisis humanitaria en salud.

Como ya lo hemos evidenciado, esta  “unión cívico – militar” es en realidad la careta de la sola bota militar en el cuello de los civiles, por tanto, no esperemos una voz civil médica gubernamental que contrarié a Padrino López. El, con sus charreteras y pistola al cinto, decide la pena de muerte para todos los enfermos venezolanos por la falta de medicinas. Y, bajo esa lógica de la demencia, nos sugiere que los enfermos mueran “por amor a la patria”.

@Rubenlimas