TalCual se reinventa en digital

talcual

 

Hace más de 17 años, Teodoro Petkoff describió el periodismo que creía era necesario hacer en una Venezuela que empezaba a crisparse por el arribo de un gobernante con claro signo autoritario. Ese martes 4 de abril de 2000 nació TalCual, cuyo lema “claro y raspao” es toda una declaración de intenciones frente a un gobierno que durante casi dos décadas ha querido cambiar las denominaciones e instaurar una neolengua para censurar.

Nota de prensa

Así como lo dijo Teodoro en los albores de la “revolución”, lo ratificamos en la tercera encarnación de su producto editorial más acabado: el periodismo no está en crisis y nunca como ahora surgen tantas historias con tanta urgencia de ser contadas.

TalCual, que nació como un diario impreso y evolucionó a un semanario con presencia digital, vuelve a dar un paso al frente para asumir por completo una personalidad 2.0. Lo hace a partir del 14 de diciembre de 2017 con el lanzamiento de su nueva página web.

La plataforma www.talcualdigital.com ahora presentará todos sus contenidos en formatos más amigables con las audiencias y adaptados a las nuevas tendencias del consumo digital.

Con una presentación full responsive, TalCual llevará las informaciones, las historias, los análisis y las mejores firmas periodísticas y de opinión aprovechando una interfaz ligera, de rápida navegación y que incorpora las herramientas digitales más actuales. Así, preparamos una oferta editorial pensada también para ser leída desde dispositivos móviles, e integrando audiencias globales.

De esta forma, TalCual encara la recta final para sus 18 años de fundado, la mayoría de edad de un proyecto que cultiva periodismo de calidad, asertivo, con credibilidad, independiente e irreverente.

Un testimonio, además, de rebeldía ante un gobierno que lo ha golpeado pero nunca derrotado, ni con multas, ni con demandas y persecuciones judiciales, ni con agresiones contra periodistas y fotógrafos que alzan con orgullo sus credenciales como talcualeros y mucho menos con la suspensión del suministro de papel para imprimir que ordenó el Estado sacando punta de su monopolio.

Desde el 14 de diciembre de 2017, ahora con más fuerza, seguiremos haciendo buen periodismo.