Corte de Nueva York dicta sentencia a los narcosobrinos este jueves

NY01. NUEVA YORK (EE.UU.), 07/11/16.- Vista del edificio de la Corte Federal del Distrito Sur de Manhattan donde se inicia hoy, lunes 7 de noviembre de 2016, un juicio por tráfico de drogas a los venezolanos Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flóres de Freitas, ambos sobrinos de la esposa del presidente venezolano, Nicolás Maduro. . EPA/ALBA VIGARAY
Vista del edificio de la Corte Federal del Distrito Sur de Manhattan donde se dictará la sentencia a los venezolanos Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flóres de Freitas, ambos sobrinos de la esposa del presidente venezolano, Nicolás Maduro. EPA/ALBA VIGARAY

 

La condena de Campo Flores y Flores de Freitas marca un antes y después en la historia de Venezuela: Es la primera vez que familiares de la pareja presidencial son sentenciados en un tribunal internacional por delitos de narcotráfico, publica la periodista Maibort Petit en su blog.

La sentencia será dictada a las 3 de la tarde, hora de Nueva York -4 pm hora de Caracas-.

Sea cual sea la sentencia, la justicia estadounidense deberá restar 2 años, un mes y 4 días; tiempo en el cual han permanecido recluidos en una cárcel de máxima seguridad en Nueva York, desde el día de su arresto en Haití, informó el periodista Jusquifabio Flores.

 

 

 

Luego de haber pasado 13 meses desde que un jurado los halló de conspirar para traficar 800 kilos de cocaína a los EEUU, los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas serán sentenciados este jueves 14 de diciembre en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Los acusados enfrentan una condena máxima de cadena perpetua y una mínima de 30 años de prisión.

Los sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro fueron arrestados el 10 de noviembre de 2015 cuando asistieron a una reunión en Puerto Príncipe con informantes encubiertos de la DEA que participaron en la operación que se inició a mediados de ese mismo año y que conllevó a su detención y posterior traslado a Nueva York para su enjuiciamiento.

De acuerdo a los documentos oficiales Campo Flores y Flores de Freitas fueron líderes de una conspiración en la que participaron 5 o más personas, que tenía como objetivo transportar hacia territorio norteamericano droga provenientes del grupo terrorista Farc.

El gobierno de los EEUU acusó a Campo Flores y Flores de Freitas de Conspirar para (i) importar cinco o más kilogramos de cocaína a los Estados Unidos desde un país extranjero; y (ii) distribuir cinco o más kilogramos de cocaína conociendo y con la intención de que sería importada a los Estados Unidos.

Desde que se inició el caso Flores se conocieron varios equipos de defensa, figurando entre ellos abogados de oficio adjudicados por el tribunal hasta costosos despachos jurídicos que levantaron grandes controversias al sospecharse que los honorarios de los mismos pudieran provenir de las arcas del tesoro nacional venezolano.

La defensa de los sobrinos fue finalmente asumida por Randall Jackson, John T. Zack de la prestigiosa firma Boies, Schiller & Flexner LLP; y de Michael D. Mann y David M. Rody, del bufete Sidley Austin LLP, cuyas facturas fueron pagadas por el empresario de filiación chavista, Wilmer Ruperti, quien, casualmente, obtuvo un jugoso contrato petrolero para la fecha en que estos hechos ocurrieron.

Quien para ese entonces ocupaba la fiscalía de la Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, se encargó de blindar el caso con pruebas contundentes con base a la investigación que durante meses llevaron a cabo agentes de la DEA, quienes se valieron de testigos e informantes secretos que suministraron evidencias en contra de Campo Flores y Flores de Freitas.

Los juristas diseñaron una estrategia consistente en desprestigiar, tanto la investigación de la agencia antinarcóticos, el procedimiento de arresto —denunciado como secuestro por la defensa—, como a los testigos e informantes y las pruebas recabadas por estos. Sostuvieron durante todo el juicio que los sobrinos de la pareja presidencial venezolana fueron objeto de una trampa esgrimida por los agentes del gobierno y sus cooperantes.

Durante el juicio, que tuvo lugar del 7 al 18 de noviembre de 2016, un jurado integrado por doce personas, declaró culpables a Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas de los cargos que se les imputaban.

Tras 3 prórrogas solicitadas por la defensa y una audiencia de argumentos, finalmente el juez de la causa leerá la sentencia de los dos sobrinos presidenciales.

Es muy probable que este caso no concluya con la lectura de la sentencia, pues se estima que los abogados defensores de los Flores acudan a la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en el lapso de los 15 días luego de que se conozca la condena. Allí un panel de tres jueces estudiará si hubo o no fallas en la aplicación de la norma en el proceso judicial de los sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro.

Extraoficialmente se conoció que Campo Flores y Flores de Freitas podrían pagar su condena en una cárcel federal de máxima seguridad en el sur de la Florida.