La metanfetamina regresa a Miami, más potente y peligrosa que nunca

Un soldado organiza la destrucción controlada de un laboratorio ilegal de metanfetamina en cristal cerca de Uruapan, en el estado mexicano de Michoacán (Foto: Carlos Jasso AP)
Un soldado organiza la destrucción controlada de un laboratorio ilegal de metanfetamina en cristal cerca de Uruapan, en el estado mexicano de Michoacán (Foto: Carlos Jasso / AP)

 

Una droga del pasado ha comenzado a abrirse camino de nuevo en el sur de la Florida, y es mucho más potente y peligrosa que en el pasado, reseñó El Nuevo Herald. 

La metanfetamina en cristal —una droga muy popular a principios de los años 2000, particularmente en las fiestas gays— ha vuelto a las andadas. En el último par de años ha provocado más sobredosis, creado una nueva ola de adictos y llevado a más investigaciones policiales.

Y buena parte de la que se vende ya no es la metanfetamina preparada en la cocina de una casa rodante en la Florida.

En su lugar, la metanfetamina que las autoridades están decomisando en el sur de la Florida es de una variedad cristalina de alta pureza preparada en “superlaboratorios” en México, que entonces llega al país como parte de los esfuerzos de los carteles mexicanos por establecerse en los mercados de la costa este, según autoridades policiales.

En lo que va del 2017, el laboratorio de criminalística de Miami-Dade ha identificado 267 casos de decomiso de metanfetamina en cristal decomisada por policías locales, más de dos veces y media la cantidad de casos de hace tres años. En la mayoría de los casos la pureza es de 100 por ciento.

“Como es mucho más potente, hay un mayor índice de psicosis y sobredosis”, dijo David Fawcett, terapeuta del sur de la Florida que trabaja con hombres gay, uno de los grupos más afectados por el aumento en el uso de esta droga estimulante y altamente adictiva. “La gente se engancha más rápido”.

Pero el sur de la Florida nunca fue un mercado importante para la metanfetamina. La cocaína sigue siendo la reina de las drogas en esta zona. Y en años recientes, opioides como el fentanil y la heroína han ascendido hasta convertirse en una plaga nacional. Las sobredosis de opioides han acabado con la vida de cientos de personas en el sur de la Florida en los últimos años.

La metanfetamina, llamada también crank, speed, ice y tina, se ha impuesto en el mercado de drogas ilegales en los estados del oeste y el medio oeste. La famosa serie de televisión Breaking Bad mostró el mundo de traficantes de metanfetamina en Nuevo México. Áreas rurales del centro y el norte de la Florida también han tenido que lidiar con la producción de metanfetamina a menor escala, y adicciones.

Los laboratorios clandestinos llegaron a su mayor número hace una década, y entonces comenzaron a desaparecer en momentos que las autoridades lanzaban ofensivas para controlar las sustancias químicas usadas en la fabricación, como limitar la venta libre de medicamentos para la gripe que contienen pseudoefedrina, un ingrediente clave.

Los carteles llenaron el vacío produciendo metanfetamina un polvo blanco de sabor amargo que se moldea en forma de píldoras o cristales— en grandes laboratorios secretos, a la vez que enviaban el producto a través de la frontera del suroeste.