Muñecos de Kuczynski y Fujimori serán quemados en año nuevo en Perú

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski  .REUTERS/Henry Romero
El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski
.REUTERS/Henry Romero

 

Muñecos con rostros del presidente Pedro Pablo Kuczynski y del exmandatario Alberto Fujimori, que fue indultado en vísperas de navidad, serán quemados como parte de los festejos tradicionales para despedir el año en Perú, reseñó AFP.

El monigote Kuczynski con la banda presidencial y un cartel en el pecho que dice: “A este paso me voy a quedar solo. Yo no firme el indulto, Odebrecht no me ha dado nada” es el que más se vende en centros comerciales de Lima, a un precio de 15 soles (unos 4,6 dólares).

El expresidente Fujimori está vestido de enfermo y con un cartel con la frase “Gracias PPK por el indulto, al fin soy libre les dije que era inocente”.

Keiko Fujimori, lideresa del partido Fuerza Popular, “no se salvará de ser quemada en las festividades del fin de año”, dijo a la AFP el comerciante Luis Hernández del jirón Huallaga en centro de Lima.

“Todos el mundo los quiere quemar, la gente está indignada con el indulto a Fujimori”, agregó

Los expresidentes Ollanta Humala, con traje a rayas, y Alejandro Toledo, prófugo en Estados Unidos, también son representados con un cartel que dice: “Odebrecht, estos ganaran el mundial de la corrupción”.

La constructora Odebrecht admitió en 2016 que pagó sobornos por 29 millones de dólares en Perú entre 2005 y 2014, durante los mandatos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

El muñeco del seleccionador peruano, el argentino Ricardo Gareca, con ropa deportiva y una enorme sonrisa, también esta colgado en los centros comerciales, pero no para que la gente lo queme sino para celebrar la clasificación del Mundial Rusia 2018.

A este se suma el delantero Paolo Guerrero (Flamengo de Brasil) y otros seleccionados que clasificaron al Mundial de Rusia 2018.

La quema de figuras es una de los mayores tradiciones de las fiestas de fin de año, especialmente en los barrios populares.

Vendedores de centros comerciales señalaron que desde el primer día en que salieron los muñecos se venden como “pan caliente”.