Otro venezolano fue asesinado en Cúcuta

Fraimer Mendoza vivía en Cúcuta desde hacía un año. / Foto: Cortesía
Fraimer Mendoza vivía en Cúcuta desde hacía un año. / Foto: Cortesía

 

Sentado frente a las instalaciones del Instituto de Medicina Legal, el hermano del venezolano Fraimer Mendoza, de 23 años, asesinado la noche del pasado sábado en el barrio La Ínsula, recordó que su familiar desde hacía un año vivía en Cúcuta, publica La Opinión.

Fraimer -dijo- trabajaba en la Central de Abastos como bracero, con extensas jornadas laborales.

Aunque quería pasar las fiestas de Año Nuevo junto a su familia en Caracas (Venezuela), una enfermedad repentina le impidió viajar al país vecino.

Aseguró que Fraimer a veces dormía en la Central de Abastos para iniciar su horario de trabajo a las 2:00 de la madrugada.

“No sabemos qué pudo pasar. Los compañeros de trabajo nos dijeron que él no tenía problemas con nadie”, sostuvo el hermano.

La noticia

Los familiares de Fraimer se enteraron del homicidio a través de la red social Facebook, cuando la pareja de uno de sus compañeros de trabajo publicó la información para tratar de ubicarlos en Venezuela.

“Dejamos un número y la señora nos contactó y así pudimos verificar la información”, recordó el hermano de Mendoza.

El martes, tan solo esperaba que le entregaran el cadáver para llevarlo a su región de origen y darle el último adiós.

Mendoza fue baleado en la calle 12 con avenida 6 de La Ínsula y murió en el hospital Erasmo Meoz, adonde fue trasladado en un taxi.