Funcionarios holandeses y venezolanos se reunirán en Aruba

aruba

El gobierno holandés ha programado una reunión de alto nivel con funcionarios venezolanos en Aruba este viernes, para discutir las tensiones entre Caracas y las islas caribeñas controladas por los holandeses que tienen importantes lazos de refinación y logística con Venezuela, según reseñó argusmedia.

“Esperamos que sea una reunión constructiva, y que se tenga como resultado una normalización de las relaciones tan pronto como sea posible”, dijo Argus  un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores holandés.

Los meses de fricción entre Caracas y las islas cercanas de Curazao, Aruba y Bonaire se esfumaron el 5 de enero cuando el presidente venezolano Nicolás Maduro impuso un cierre de 72 horas de conexiones aéreas y marítimas, acusando a las islas de contrabandear bienes venezolanos, incluidos minerales como el oro y coltan. Días después, Caracas dijo que las fronteras permanecerían cerradas indefinidamente hasta que las autoridades de las islas tomen medidas para controlar la actividad de contrabando.

La reunión tendrá lugar mañana a las 2 p.m., la delegación holandesa incluirá al primer ministro de Aruba, Mike Eman, y al embajador de los Países Bajos en Venezuela, Norbert Braakhuis.

Ya se había programado una reunión de bajo nivel en Aruba, pero esta se reorganizó a un nivel más alto después de que se cerró la frontera, dijo el vocero.

El Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano no ha mencionado la reunión y no se pudo contactar al ministerio para determinar quién asistiría en nombre del país de la OPEP.

Las tensiones este jueves se centraron en Curazao, donde un cargamento de crudo venezolano fue confiscado por partes privadas desconocidas en la aparente ejecución de una sentencia relacionada con la deuda impaga por la estatal venezolana PdV.

PdV arrienda la refinería Isla 350,000 b / d en Curacao, bajo un contrato de arrendamiento a largo plazo que vence a fines de 2018. La compañía utiliza la instalación para el procesamiento de crudo y la mezcla de su crudo diluido extrapesado de la faja petrolífera del Orinoco.

En Bonaire, PdV posee una instalación de almacenamiento de 10mn de bl que las autoridades holandesas han amenazado con cerrar el próximo mes a menos que la compañía venezolana haga reparaciones urgentes.

Y en Aruba, la filial estadounidense de PdV, Citgo, firmó un contrato de arrendamiento el año pasado para reiniciar y modernizar una refinería de 280.000 b / d que la firma estadounidense Valero detuvo en 2012.

A pesar de su pequeño tamaño, las islas forman parte de una importante red costera de instalaciones que tradicionalmente ayudan a Venezuela a llevar su crudo al mercado.

En San Eustaquio, otra isla controlada por los holandeses, PdV arrienda almacenamiento propiedad de la compañía estadounidense NuStar.

El empeoramiento de las relaciones entre Caracas y las pequeñas islas, que derivan gran parte de sus ingresos del negocio petrolero, es la última señal de un derrame de la crisis económica y política de Venezuela.

Los problemas financieros de PdV se han deteriorado durante el año pasado, en parte debido a las sanciones financieras de los Estados Unidos, que impiden que la empresa emita nuevas deudas o reestructurar sus créditos existentes.

Tanto PdV como la República de Venezuela se han retrasado en los pagos de intereses de los bonos desde el año pasado, poniéndolos en incumplimiento efectivo.