Federación de Maestros Bolívar: El 15 de enero no hay nada que celebrar

 

Federación de Mestros Bolivar

Con sueldos de mendigos, desnutridos, enfermos, y en condiciones paupérrimas, los educadores venezolanos conmemoran su día el próximo 15 de enero, denunció la Federación Venezolana de Maestros del estado Bolívar (FVM Bolívar).

Nota de prensa

Pedro Martínez, presidente, y Lina Maradei, secretaria académica del magisterio regional, afirmaron que el próximo 15 de enero, Día del Maestro, los educadores no tienen nada que celebrar, pero si muchas cosas que denunciar, rechazar y reclamar.

La FVM cumple, además, 86 años de su creación, y de lucha por defender los intereses de los maestros y maestras en Venezuela. “Los docentes hoy, al igual que el resto de los venezolanos, viven una insostenible realidad en el país más rico, pero también el más saqueado”, señaló Lina Maradei.

“Nuestra miserable calidad de vida y el pésimo estado de la educación pública venezolana nos limita a celebrar tal fecha, porque conmemorar es hacer memoria”, agregó.

Maradei dijo que las condiciones del magisterio los llevan a alzar su voz para expresar indignación y rechazo a la inmerecida y triste realidad que se vive impuesta por este régimen al magisterio venezolano.

Para el presidente del gremio, Pedro Martínez como profesionales de la docencia están comprometidos con la formación de las presentes y futuras generaciones, con el destino del país y la debida atención de su grupo familiar, pero como seguir en funciones cuando debe sortear la terrible crisis económica venezolana para poder mantenerse en pie.

Para la Federación Venezolana de Maestros cada vez son más los maestros y maestras que se ven obligados a abandonar sus cargos para emigrar a otros países, buscando mejor calidad de vida, y mejores condiciones para poder ejercer como docentes.

“Si algo ha sabido hacer bien este régimen, ha sido liquidar por completo la educación y, asesinar el ejercicio de la profesión docente”, afirmó el presidente de la FVM Bolívar.

Esgrimió sobre la manera en que con la revolución ha acabado con programas académicos, y como algunos los ha reducido a proyectos políticos, desde las becas, cuyos “montos humillantes no alcanzan para pagar un pasaje de transporte público, degradando  la condición humana de los docentes”.

Para la directiva de la FVM es lamentable como el país se ha convertido en una letrina ideológica y económica, reduplicando la inflación, escasez, delincuencia y corrupción,  pero además, violentando  preceptos bíblicos, por cuanto nuestra identidad y fuente de inspiración es Jesucristo y, en él está la brújula para discernir y, orientarnos en esta grave encrucijada que vive el magisterio”.

Martínez dijo que al magisterio se le exige ser modelo de enseñanza, pero no se le reivindica su labor en ningún sentido.

La labor docente se reduce a un “salario que alcanza solo para comprar una harina precocida y una mantequilla, cada 15 días. La evidente pérdida de peso es abismal y la desnutrición campea a pasos de vencedores, la sarna abunda por falta de agua y, la depresión no se hace esperar frente a esta dantesca situación, añadió.

La FVM Bolívar denunció el estado del IPASME (institución destinada a la atención médica del docente) como elefante rojo. Un organismo pagado por el magisterio y que está en las más críticas condiciones sin recibir  el maestro ningún servicio. Los docentes activos y  jubilados  están en condiciones de limosna y, con un HCM que no alcanza ni para que se le administre una Dipirona, un analgésico o cualquier otro antibiótico, que ya está en más de un millón de bolívares.