Extraoficial: Lo que los cancilleres intentan lograr hoy #13Ene en República Dominicana

DTWqK10VwAAJccz

 

Ayer concluyó sin resultados la reunión de negociación entre empleados del gobierno de Nicolás Maduro, representantes de la Mesa de la Unidad Democrática venezolana, cancilleres acompañantes del proceso de negociación y también la presencia del facilitador del gobierno de Maduro, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

Por lapatilla.com

Esta reunión, considerada definitiva, dentro del proceso iniciado en agosto de 2017, había estado precedida por las exigencias de seriedad al gobierno de Maduro de los cancilleres de México y Chile. Sin embargo, el día de ayer, planificado para hacer el anuncio del acuerdo, cerró con el anuncio de continuar con una nueva sesión hoy en la mañana.

¿Qué se estaba negociando?

Según fuentes extraoficiales, los temas en discusión eran:

Elecciones presidenciales para el segundo semestre de 2018, con un CNE renovado “paritario” de 2 rectores simpatizantes rojos, dos azules y un quinto rector de consenso, equidad en la campaña electoral, revisión del registro electoral ( como inscritos y distribución de centros)

Observación electoral internacional de entes multilaterales

El reconocimiento de los partidos políticos opositores

La apertura urgente de un canal de ayuda humanitaria (alimentos y medicinas)

La liberación rehenes políticos. El regreso de los exilados a Venezuela

La restitución de los derechos políticos de opositores inhabilitados.

El reconocimiento de la oposición a la asamblea constituyente

Cesen las sanciones estadounidenses

El cese del desacato del TSJ a la Asamblea Nacional

Sobre esos aspectos no fue posible lograr acuerdo alguno.

Un nuevo documento

Nuestras fuentes nos indican que a última hora, los empleados del gobierno de Maduro aceptaron, a petición de los cancilleres, que se elaborara un nuevo documento a ser negociado en la sesión de hoy.

El nuevo documento, contendría sólo aquellos aspectos dónde piensan los cancilleres se podría lograr un acuerdo básico. Nuestras fuentes nos indican que probablemente se centre en los aspectos electorales mientras el gobierno insiste en el reconocimiento de la asamblea connstituyente.

Una posición compleja para los cancilleres, que ponen en juego su prestigio y muchos precedentes en sus propios países. Mientras el país está expectante. Ah… y sobre los tuíts borrados, ni los comentaremos.