El violento origen de las ráfagas de radio extragalácticas

Foto de elmundo.es
Foto de elmundo.es

 
El astrónomo Rafael Bachiller nos descubre en esta serie los fenómenos más espectaculares del Cosmos. Temas de palpitante investigación, aventuras astronómicas y novedades científicas sobre el Universo analizadas en profundidad. Nuevas observaciones de las rápidas ráfagas de ondas de radio confirman su procedencia extragaláctica e indican que su origen se encuentra en una estrella de neutrones próxima a un agujero negro, o quizás en un magnetar, reseña El Mundo.

Los radioastrónomos se enfrentan desde hace unos años a un misterio verdaderamente sorprendente: diariamente se detectan miles de ráfagas de ondas de radio que tienen duraciones cortísimas, del orden del milisegundo. Se trata de destellos muy brillantes: su potencia puede alcanzar cientos de millones de veces la luminosidad de nuestro Sol. Pero su fugacidad hizo que tales destellos permaneciesen sin detectar durante largas décadas. Estas ráfagas reciben el nombre de FRBs, siglas del término inglés Fast Radio Bursts.

Al tratarse de fenómenos esporádicos, sin repetición, que suceden en lugares muy diversos del cielo, el estudio de estos brevísimos destellos resulta sumamente difícil. Sin embargo ha habido una ráfaga muy particular que está permitiendo grandes avances en el estudio del fenómeno. Se trata de aquella ráfaga que se observó por vez primera el 2 de noviembre de 2012, de ahí su nombre: FRB121102. Esta ráfaga se ha repetido unas 200 veces desde entonces y esas repeticiones permitieron, por vez primera, su localización de manera muy precisa: nos llega desde una pequeña y remota galaxia que está situada a unos 2.700 millones de años luz de distancia.

En resumidas cuentas, las nuevas observaciones indican que los FRBs se podrían originar en una estrella de neutrones situada en la vecindad de un agujero negro supermasivo. Pero, al menos a primera vista, la teoría también parece permitir otras interpretaciones. Por ejemplo, podría tratarse de una estrella de neutrones muy altamente magnetizada (lo que se conoce con el nombre de ‘magnetar’) que estuviese aún embebida en los restos de la supernova que la creó, o en el seno de una nebulosa particularmente densa. A la vista de los nuevos resultados, los investigadores teóricos desarrollaran en un futuro próximo todos los modelos que sean compatibles con las observaciones.