Turba propinó una violenta paliza a delincuente que atracaba a una mujer en San Cristóbal

Una turba de personas golpeó a un presunto delincuente que atracaba a un ama de casa en el Pasaje Acueducto, y le quemaron la motocicleta. (Foto/ Jorge Castellanos)
Una turba de personas golpeó a un presunto delincuente que atracaba a un ama de casa en el Pasaje Acueducto, y le quemaron la motocicleta. (Foto/ Jorge Castellanos)

 

Una verdadera sorpresa que casi le cuesta la vida a un delincuente, cuando se encontraba atracando a un ama de casa que salía de la residencia y en el momento que la intimidaba de muerte; fue observado por un gran cantidad de pasajeros que casualmente pasaban por ese mismo sitio en una unidad de transporte y al observar al individuo en plena “faena”, decidieron bajar del automotor y propinarle una paliza al sospechoso, a quien además de la golpiza, le quemaron la motocicleta que utilizaba para los delitos, publica La Nación.

El hecho ocurrió ayer sábado, a las 8 y 30 de la mañana, en el Pasaje Acueducto con carrera 16, en Barrio Obrero, donde según relataron algunos testigos, un motociclista interceptó a una ama de casa frente a la vivienda con el ánimo de robarla.

Al parecer el individuo, que portaba una aparente arma de fuego, todo indica que un facsímil, no se percató que en el instante que cometía el atraco pasaba por el sitio una unidad de transporte completamente abarrotada de pasajeros, de la cual descendieron al menos unos veinte hombres, que de inmediato la emprendieron a golpes contra el malhechor, que pese a intimidarlos con la pistola no la accionó, lo que hizo suponer a los espontáneos salvadores que se trataba de un facsímil, lo que posibilitó que lo redujeran y le dieran una paliza, e incluso que llegaran casi a lincharlo.

Pese a que se trataba de una turba, el delincuente pudo evadirse y correr, dejando en el sitio la motocicleta que tripulaba, la cual de inmediato fue rociada con gasolina y quemada por los enardecidas personas.

En cuestión de minutos, la moto quedó reducida a hierros retorcidos y completamente calcinada.

Después del hecho, al sitio acudieron miembros de la Fuerza Pública, quienes sólo obtuvieron información vaga del hecho, ya que la mayoría de los participantes del suceso optaron por retirarse del lugar.