Unicef eleva a 4.011 los casos sospechosos de difteria en Bangladesh

A Rohingya child cries on his mother's lap while suffering from severe malnutrition in the Balukhali camp in Cox's Bazar, Bangladesh October 5, 2017. Picture taken REUTERS/Mohammad Ponir Hossain
A Rohingya child cries on his mother’s lap while suffering from severe malnutrition in the Balukhali camp in Cox’s Bazar, Bangladesh October 5, 2017. Picture taken REUTERS/Mohammad Ponir Hossain

 

Unicef informó hoy de que ha detectado un total de 4.011 casos sospechosos de difteria en los campamentos de refugiados rohinyás en Bangladesh, donde han muerto 31 personas debido a un brote “muy serio” de esta enfermedad infecciosa. EFE

“El último número de casos sospechosos es 4.011 a fecha de hoy. Sin embargo, no se trata de casos de difteria confirmados. De los 4.011 casos, hasta ahora se han confirmado 61”, aseguró a Efe el portavoz de Unicef Benjamin Steinlechner.

Añadió que se trata de un brote de difteria “muy serio” al que Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con el Ministerio de Salud bangladesí, están respondiendo con una campaña de vacunación “a gran escala” para mitigar los riesgos de que la enfermedad se extienda sin control.

Unicef anunció hoy en un comunicado que el 25 de enero comenzará la segunda fase del programa de vacunación contra la difteria a 475.000 menores en los campos de refugiados rohinyás, que llegaron a Bangladesh huyendo de la violencia en Birmania (Myanmar), y en sus alrededores.

La vacunación debe realizarse en tres fases para ser efectiva, explicó.

Durante la primera fase, que comenzó el pasado 12 de diciembre y concluyó el 31 de ese mismo mes, casi 150.000 niños de seis semanas a siete años de edad y 166.000 de 7 a 17 años fueron vacunados contra la difteria y otras enfermedades.

El número de casos sospechosos de la enfermedad respiratoria altamente infecciosa aumentó en casi 800 en menos de diez días, desde que el pasado 5 de enero la OMS registrase 3.155.

Los rohinyás en Cox’s Bazar viven en condiciones que constituyen un terreno fértil para enfermedades infecciosas como el cólera, el sarampión, la rubeola y la difteria, enfermedad esta última que se puede contraer por la tos o estornudo de una persona infectada.

Según el Grupo de Coordinación Intersectorial de la ONU, unos 655.000 rohinyás llegaron a Bangladesh en los últimos cuatro meses.

El actual éxodo de rohinyás comenzó con las operaciones de represalia de las fuerzas de seguridad birmanas lanzadas tras los ataques, el 25 de agosto, del rebelde Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA) a una treintena de puestos militares y policiales en Rakáin.

Los Gobiernos de Bangladesh y Birmania han acordado un proceso de repatriación para los refugiados rohinyás llegados a tierras bangladesíes, que se prevé que comience dentro de los dos próximos meses. EFE