Fernando Camino Peñalver: La rebelión de las comunas

FernandoCamino

Luego de aparecer por obra y gracia del régimen en el escenario político la denominada Asamblea Nacional Constituyente, el vocero principal a nivel nacional de la Federación Nacional de Consejos Comunales y Comunas, conocida por sus siglas como Fenacomunal, denunció que los representantes comunales a la ANC habían sido electos a dedo, sin consultar las Asambleas Comunales, las cuales son las genuinas representantes del poder comunal. También señaló que más del 80 % de esa población (Consejos Comunales) rechazaron la ANC, por lo que ellos asumen que la mayoría lo que quiere es buscar una salida que conduzcan a la pronta recuperación de Venezuela.

Lo que se desprende de estas declaraciones, es lo que hemos venido señalando en este espacio: existe un “deslave” de la base popular del régimen que solo tiene como muro de contención las dádivas y el chantaje. Pero este clientelismo, poco a poco se ha ido diluyendo por la erosión ocasionada por la corrupción y la falta de divisas.

Al momento de escribir este artículo el vocero de Fenacomunal, declara que la organización que representa: “considera que los acontecimientos vinculados a intentos de saqueo y protestas por alimentos, demuestran la acelerada profundización de la crisis alimentaria”. Y agrega que: “El gobierno después de haber destruido el aparato productivo del país pretende resolver la hambruna con los CLAP, cada vez con menos productos, más caros y que tardan hasta 4 meses en llegarles a los muy pocos beneficiarios”

Muy acertada la apreciación que hace Fenacomunal de la grave crisis agroalimentaria que padece nuestra población y de la manera absurda asumida por el régimen para enfrentarla. En la mayoría de las manifestaciones que ocurren por hambre en todo el país la población alzada rechaza los CLAP por dos razones: la primera es que reclaman su derecho a obtener los alimentos en los anaqueles, reivindicando de esta manera su voluntad para elegir según su gusto y capacidad adquisitiva y la segunda, es que no se toma en consideración a los consejos comunales al momento de la distribución de los alimentos.

Ya la población más vulnerable de nuestro país ha entendido que la abundancia que duró hasta hace cinco años fue un espejismo, “pan de hoy hambre pa’ mañana”. Por eso ahora claman por producción nacional, porque lo hecho en Venezuela da empleo decente, abastecimiento seguro y capacidad adquisitiva para elegir los alimentos de su preferencia.

El régimen poseso de una ideología fracasada, asumió la destrucción del sector de la producción privada, se apropió de empresas para luego destruirlas e intenta arruinar a las que han podido sobrevivir. El régimen acabó con un sector privado que generaba por lo menos el ochenta por ciento de los bienes y servicios que demandaba nuestra población. Prometió que sus empresas de producción socialistas superarían la capacidad productiva del sector privado y terminó solo produciendo pobreza.

Nuestro país se encuentra anarquizado a causa de la pobreza que supera al ochenta por ciento de nuestra población, sometido a la más cruel escasez y carestía de los alimentos alimentada por una hiperinflación galopante y un estancamiento económico, los cuales superan a las más graves recesiones que ha podido padecer cualquier país sobre la tierra. Los niveles de desnutrición que padece nuestra población más vulnerable, ya se acercan a los padecidos por los países más pobres de África.

Debemos asumir con conciencia ciudadana, el deber de cambiar a este régimen nefasto que ha destruido nuestra nación. Sólo así, podremos realizar los cambios necesarios para reconducir la economía y reestructurar el sistema político en beneficio de nuestra sociedad. Pero para ello se requiere, sin complejos de ningún tipo, unirnos con todos los sectores de nuestro país para derrotar, con la única arma que tenemos los demócratas que es nuestro voto, al fraude y al chantaje permitido por este CNE corrupto y tramposo.

En 2015 derrotamos al régimen con amplio margen. Si nos unimos en torno a un candidato único y derrotamos la abstención volveremos a derrotarlos en las próximas elecciones presidenciales. La abstención es el arma más poderosa con que cuenta el régimen en estos momentos. Debemos valorar que contamos ahora con la mayoría de los sectores más vulnerables de nuestra población que han puesto su esperanza en nosotros. No los defraudemos. 

Fernando Camino Peñalver

@fernandocaminop