Puigdemont sería detenido pese a su inmunidad, advierte la fiscalía española

Catalonia's former President Carles Puigdemont speaks during a news conference in Brussels, Belgium, December 21, 2017. REUTERS/Yves Herman
REUTERS/Yves Herman

 

La fiscalía general española advirtió el sábado al expresidente independentista catalán Carles Puigdemont que su inmunidad de diputado no impediría su detención si volviera de Bélgica a España para ser investido al frente del nuevo ejecutivo de su región.

Simultáneamente, el presidente del gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, aseguró que dirigir Cataluña desde Bruselas sería “ilegal”, y ello justificaría mantener a esa región bajo la tutela de Madrid.

Puigdemont se instaló a fines de octubre en Bélgica, justo antes de ser requerido por la justicia española por “sedición”, “rebelión” y “desvío de fondos”, tras la proclamación en Barcelona de una “República catalana” que quedó sin efecto.

Fue reelegido diputado regional en las elecciones catalanas del pasado 21 de diciembre, y es actualmente el único candidato a la presidencia del gobierno de su región.

“Inmunidad” no significa “impunidad”: tal es el mensaje que le envió la fiscalía general, mediante un comunicado.

“La garantía de la inmunidad no significa que no se pueda ordenar el ingreso en prisión por orden judicial”, escribió la fiscalía.

Ésta considera que “la actuación del investigado Carles Puigdemont, dándose a la fuga y manteniendo las actuaciones que culminaron con la declaración de independencia, pone de manifiesto que el mismo persiste en su plan delictivo”.

La fiscalía recuerda que otros independentistas que también benefician de la inmunidad parlamentaria están actualmente en prisión.

“El Tribunal Supremo ya acordó por estos mismos hechos, teniendo en cuenta su extrema gravedad, la imputación y el ingreso en prisión incondicional de personas que ostentan la condición de diputados”, afirma la fiscalía.

“Es inadmisible una interpretación del privilegio de la inmunidad parlamentaria que derive en impunidad”, agrega.

El 5 de enero, el Tribunal Supremo decidió mantener en prisión al exvicepresidente independentista catalán Oriol Junqueras, que también acababa de ser reelegido diputado regional.

– Presidir desde Bruselas –

Desde las elecciones del 21 de diciembre los independentistas vuelven a tener mayoría absoluta en el nuevo parlamento catalán (70 de los 135 escaños) pero cinco de ellos están huidos en Bruselas y otros tres en prisión.

Puigdemont afirmó el viernes que podía dirigir Cataluña desde Bélgica y evitar así ser encarcelado si volvía a España.

Sin embargo su abogado Jaume Alonso-Cuevillas explicó el sábado, en entrevista a la televisión catalana, que siguen abiertas todas las opciones, incluso un retorno de Puigdemont a Barcelona.

“El presidente Puigdemont nunca descartó la posibilidad de presentarse y someterse a la investidura en persona”, aseguró el abogado, aunque dijo que es “consciente de los riesgos que corre”.

El abogado había alegado que Puigdemont se beneficia de la inmunidad parlamentaria y “no podría ser detenido” si se presentara en Barcelona.

A la misma hora en que la fiscalía publicaba su comunicado, Rajoy fustigaba a Puigdemont –sin nombrarlo– ante militantes de su partido en Sevilla, en el sur del país.

“Una sola persona situada fuera de la realidad no puede condicionar el futuro de todos”, dijo Rajoy.

“No es admisible que una persona que vive fuera de España pueda presidir la Generalitat (ejecutivo catalán), que sea investido sin acudir al Parlamento y que se salte el control al que tiene que ser sometido en el Parlamento. Es de puro sentido común”, insistió Rajoy.

Si eso ocurriera “el artículo 155” de la constitución “se mantendría”, con lo que Cataluña permanecería bajo control directo del ejecutivo central de Madrid, agregó. AFP