ONG Ciudadanía en Acción invitó al Ejecutivo a rebatir la crisis alimentaria en Venezuela

edison-arciniega

 

La ONG Ciudadanía en Acción, a través de un comunicado, invitó este lunes al Ejecutivo a rebatir la crisis alimentaria asumida por la ONU, liberando los balances alimentarios y nutricionales del Instituto Nacional de Nutrición, los boletines epidemiológicos y de mortalidad y realizando una encuesta nutricional con el aval operativo de Unicef, FAO y Unfpa.

A continuación el comunicado integro:

Recibimos con profunda inquietud las declaraciones del Ministro de Planificación de Venezuela el día 27/01/2018 en las que resta credibilidad a la comunicación emitida por el Sistema de Naciones Unidas el día 26/01/2018, bajo el liderazgo de UNICEF, en el que certifica la existencia de una crisis humanitaria por carencias de acceso efectivo a alimentos y medicamentos, de parte de la población infantil venezolana, esto en base al Informe del Monitoreo Centinela de Cáritas de Venezuela, que en su informe del mes de enero registra la existencia de 280 mil niños en estado avanzado de destitución alimentaria.

Es de destacar que en el comunicado del Sistema de Naciones Unidas, se reconoce tanto la ausencia de disponibilidad de datos oficiales como la cualidad de sistema incidental de la metodología de medición centinela de Cáritas de Venezuela, que le atribuye ser un insumo creíble aunque no plenamente representativo en términos estadísticos.

Las declaraciones del ministro son especialmente preocupantes porque normativamente el Estado Venezolano dispone de los Balances Alimentarios del Instituto Nacional de Nutrición (INN), los cuales registran tanto la evolución de los inventarios de alimentos del país como los reportes nutricionales en base al sistema de monitoreo que el INN ha consolidado los últimos 50 años.

El Estado dispone de los Boletines Epidemiológicos y de Mortalidad, que semana a semana registran la evolución de los indicadores vitales y de salud de la población, instrumentos que hoy por hoy no se han hechos públicos, en el caso de los Balances Alimentarios del INN no se publican desde 2015 y en el caso de los Boletines Epidemiológicos y de Mortalidad no se publican desde diciembre de 2016, razones por las que en dado caso que el Estado quiera desmentir la existencia de la Crisis Alimentaria su primera medida debe ser liberar los datos antes referidos, que con seguridad las instituciones mencionadas tienen los informes realizados y actualizados.

En función de lograr sincera la realidad de la Crisis Alimentaria en Venezuela, exhortamos al Estado Venezolano en la persona del Ministro Meléndez a:

1) Proceder a publicar los Balances Alimentarios del INN, estos arrojarían luz sobre la realidad nutricional del país.

2) Proceder a publicar los Boletines Epidemiológicos y de Mortalidad del Ministerio del PP para la Salud, los cuales pueden arrojar luces sobre la situación sanitaria de la población.

3) Proceder a realizar una encuesta nutricional, con el acompañamiento técnico de la Unicef, el Fondo de Población de Naciones Unidas y la Organización Panamericana de la Salud, este instrumento permitiría clarificar la situación nutricional del país con un nivel de detalle técnico y metodológico fiable y auditable.

Finalmente, deseamos hacer patente que el negacionismo de la Crisis Alimentaria y Nutricional en el país solo retrasará las respuestas oportunas y que es un sinsentido que quien represa la aparición de datos oficiales, que existen pero no se publican, proceda a negar la veracidad de las afirmaciones del Sistema de Naciones Unidas sobre la existencia de una Crisis Alimentaria por utilizar datos incidentales, sin antes publicar los datos oficiales que son los únicos capaces de “desmentir” la existencia de una crisis que por demás apreciativa e incidentalmente es innegable.

De igual forma deseamos agradecer el paso de gigantes dado por el Sistema de Naciones Unidas al asumir la existencia de una crisis humanitaria en Venezuela y, de igual forma, agradecer el esfuerzo continuo y persistente hecho por la Iglesia Católica a través de Cáritas de Venezuela, por monitorear la situación nutricional del país, así como de prestar socorro nutricional a las poblaciones destituidas en términos alimentarios.