A cien días de Gobierno, Lacava sigue atrapado entre shows y ninguna promesa cumplida

Lacava

A cien días de haber tomado posesión como gobernador de Carabobo, Rafael Lacava no ha podido cumplir lo ofrecido en campaña o durante aquel acto de juramentación en el Campo de Carabobo, cuando prometió, entre otras cosas, resolver la crisis del transporte público, reactivar la zona industrial, acabar con las mafias de alimentos del Mercado de Mayoristas y combatir el bachaqueo.

Prensa Especial Carabobo

Los carabobeños están cada vez más decepcionados de un gobernador cuya gestión se ha enfocado en hacer promesas y shows a través de las redes sociales, mientras los ciudadanos de a pie cada vez pasan más trabajo para movilizarse, acceder a los alimentos, conseguir un empleo e incluso no pueden disfrutar con tranquilidad de servicios básicos como agua y luz porque los apagones y racionamientos se han multiplicado desde que Lacava llegó al poder.

Solo en septiembre de 2017, el entonces candidato oficialista prometió consolidar la Taquilla Única de Exportación en la Zona Industrial de Carabobo para explorar los mercados foráneos, así como un puerto de transferencia en la zona 7 del terminal marítimo de Puerto Cabello para distribuir cargas a países del continente a través el canal de Panamá, lo cual hasta la fecha no ha ocurrido.

Tampoco ha sido reactivada la construcción del sistema ferroviario de Valencia ni han sido culminadas las obras del ferrocarril Puerto Cabello-La Encrucijada, así como el cobro de peajes en el estado para garantizar los servicios viales, se quedó solo en promesas.

Los carabobeños tampoco olvidan la promesa hecha en marzo de 2017 de recuperar la vía a Carlos Arvelo y la de Bejuma, específicamente ante la falla de borde de Bellorín, así como el supuesto reimpulso de planes agrícolas en municipios como Bejuma, Libertador, Juan José Mora, Montalbán y Miranda.

La promesa del plan de iluminación en autopistas del estado tampoco se cumplió. La autopista del Este así como la Variante Yagua-Bárbula permanece a oscuras, representando un grave peligro para los conductores.

De igual forma, el gobernador también ha decepcionado a los deportistas con quienes se comprometió a construir campos deportivos para el “Carabobo potencia”, mientras que los docentes estadales continúan laborando en las mismas condiciones.

Los panaderos tampoco han recibido el trigo prometido para garantizar la elaboración del pan, cuya escasez se ha acentuado en las últimas semanas y la promesa de que Carabobo se convertiría en potencia agroalimentaria también quedó en eso, solo promesas.

Es de recordar, que el 24 de diciembre, mientras se encontraba de vacaciones en Europa, Lacava a través de su cuenta en Twitter, publicó un video en el que pidió una varita mágica al Niño Jesús para resolver el problema del agua y demás servicios públicos del estado.

Desde que asumió la gestión, varios apagones han afectado a varios municipios del estado, principalmente los de la Gran Valencia, mientras que los racionamientos de agua son cada vez más frecuentes y el gobernador, en lugar de asumir la tarea de resolver esta crisis, se ha dedicado a denunciar un supuesto saboteo cuyas pruebas no termina de presentar.

Carmen Cecilia López, habitante de la parroquia Miguel Peña del municipio Valencia, señaló que votó por el actual gobernador con la esperanza de que acabara con las mafias del bachaqueo ya que para ella cada día se hace más difícil llevarles de comer a sus hijos.

“Resulta que ahora es cada vez más complicado comprar comida. Ya ni se consigue y cuando llega hay que amanecer en los mercados a ver si le venden algo a uno. De paso, ni la bolsa del clap nos volvió a llegar. La última la recibimos en la campaña cuando venía y daba la cara, ahora no lo hemos visto más”, denunció.

Por su parte, Juan Manuel Rivas, residente de Las Parcelas del Socorro, señaló que “Lacava solo se dedica al show y la farándula, parece un artista y no se dedica a resolver verdaderamente los problemas de la gente, como el agua, que no tenemos, la luz y el transporte”.

Los vecinos de distintos sectores exigieron al Gobernador que se dedique a resolver los problemas del estado, que a su juicio se han multiplicado en los últimos 100 días, “y que deje de andar haciendo show o trayendo reguetoneros que cobran en dólares mientras el pueblo se muere de hambre”.