Julio Castellanos: Nuevamente validó @ADemocratica en Carabobo

thumbnailjuliocastellanos

 

Según una reciente entrevista que pude ver por la TV a un profesional de la psicología se afirmaba que “el duelo” producido por la muerte de un ser querido es menos grave que el generado por la migración de un allegado. Estoy de acuerdo. Y digo más, Venezuela hoy es un país en duelo por haber visto partir a casi 2 millones de conciudadanos al exilio. Sin embargo, en ese contexto tan desgarrador, en medio de la mayor operación de guerra sucia registrada en el país y sin recursos económicos el partido Acción Democrática logró, por segunda vez en menos de un año, validar su tarjeta ante un CNE títere de la dictadura militar. En Carabobo, el partido blanco hizo lo propio en esa jornada histórica.

Particularmente, me correspondió trabajar codo a codo con los compañeros adecos de Tocuyito. Gandy Cadamani, Tito de Freitas, José Alemán, Lina Fernández, Ariamny Aponte y Daniel Silva se colocaron a las órdenes de José Bizamón, Secretario General del Municipio Libertador, y lograron movilizar a cientos de vecinos en favor de mantener viva la llama socialdemócrata en la entidad más golpeada por el pranato madurista en Carabobo. No fue nada fácil lograr nuestras metas. Los acólitos fanáticos del régimen, disfrazados de funcionarios del CNE, pedían café, galletas, desayuno, almuerzo, buen trato, “jaladitas”, “buenas caras” para “hacernos el favor” de reconocer a los ciudadanos su derecho a participar en política. Se dieron el lujo de empezar tarde y terminar temprano, aun teniendo gente que llegaba desde Campo Carabobo, con todo lo que eso implica en medio de la crisis del transporte, les apagaron a varios la capta huella en su cara. Pero eso no impidió lo inevitable: que la voluntad del pueblo doblegara la brutalidad militar que intentaba reducirnos a la clandestinidad.

Esto solo es un abreboca de lo que vendrá. AD está al servicio de la Unidad y, junto con todos los compañeros de la alternativa democrática, les proporcionaremos una opción a los venezolanos para gobernar con amplitud, libertad y justicia, es decir, exactamente lo contrario a lo que hoy tenemos. Algún día se recordará que enfrentando el miedo, el terrorismo de estado, la depresión colectiva, la miseria y la pobreza, un puñado de activistas teniendo como arma solo su voluntad de cambio, legalizó al partido del pueblo para sustituir un gobierno militar con votos.

El compromiso de AD en Tocuyito es seguir siendo la voz de denuncia de los ciudadanos, el grito de los que piden comida, salud, educación, el cierre del vertedero, el fin de la explotación ilícita de oro, el desmantelamiento de las bandas armadas, respeto, dignidad y justicia. AD es el instrumento de lucha y las veces que sean, esos hombres y mujeres saldrán #ADelantePorVenezuela

Julio Castellanos / [email protected] / @rockypolitica