Fernando Camino Peñalver: El colapso de la economía familiar

FernandoCamino

 

La parálisis institucional y económica de nuestro país ha traído como consecuencia la destrucción y la ruina de la economía familiar de nuestra población. La mayor preocupación de más de un noventa y cinco por ciento de la ciudadanía  es como sobrevivir a la escasez de alimentos y de medicinas, a la carestía de bienes y servicios, a la inseguridad personal y a la precariedad de los servicios medico asistenciales.

En la economía doméstica generalmente gerenciada por mujeres, se han puesto en práctica todas las herramientas disponibles para desarrollar una eficaz administración. Pero todo este titánico esfuerzo choca con una férrea realidad: la falta de ingresos económicos suficientes para costear los bienes y servicios necesarios, para garantizar una vida digna al componente familiar.

El régimen, cuyo único propósito es perpetuarse en el poder, ha desatendido todo el funcionamiento de los poderes públicos que controla, dejando el país al garete rumbo al hundimiento. El fracaso del gobierno en el diseño y el manejo de la política macroeconómica, han convertido nuestro país en un absurdo económico donde los bienes y servicios están dolarizados y los ingresos se reciben en bolívares devaluados.

Ese es el dolor de cabeza de los integrantes de la ya colapsada economía familiar. A pesar de todos los aumentos de sueldo que ha decretado el gobierno en 2017 y el de enero de este año, los venezolanos reciben más bolívares, pero pueden comprar menos bienes y servicios. Al comparar diciembre de 1998 con diciembre de 2017, el poder de compra del ingreso mínimo integral cayó un noventa por ciento. Solamente durante diciembre del pasado año el poder de compra del ingreso mínimo disminuyó en un cincuenta por ciento.

Pero más preocupante para los integrantes del núcleo familiar es mantener el empleo para quien lo tiene y conseguir trabajo para el que haya quedado cesante. Una de las tantas mentiras de este régimen es hacer creer a la opinión pública nacional e internacional sobre una supuesta reducción del desempleo en nuestro país gracias a su política económica.

El gobierno manipula las estadísticas y señala que existe un desempleo del nueve por ciento. El Fondo Monetario Internacional en su informe sobre el desempleo en América Latina, describe como el régimen utiliza una metodología para calcular los índices de ocupación muy distinta al estándar internacional.

Si aplicamos el estándar internacional para medir los niveles de ocupación en nuestro país, Venezuela figura en el último lugar de América, con una tasa de desocupación de 18,1%. Coinciden el sector laboral y el patronal en afirmar que de la población económicamente activa, solo laboraba en el sector formal durante 2017 un 28,5% y que el índice de ocupación en el sector informal es de un 52,5%.

Entonces es imposible, que una nación que ha sido golpeada por quince trimestres consecutivos de decrecimiento económico, pueda ofrecer cifras tan optimistas sobre los niveles de ocupación de la población, como las que pregona el régimen. La realidad es que nuestra población económicamente activa está en su mayoría desempleada o en el sector informal de la economía.

La situación de desempleo y de la economía informal pesa enormemente sobre la economía familiar. La falta de ingresos suficientes y el elevadísimo costo y escasez de los bienes y servicios, han creado la tormenta perfecta que ha hecho colapsar la economía familiar venezolana.

@fernandocaminop