Sexo depravado, orgías y sadismo en Roma: La verdad detrás de San Valentín

Foto: San Valentín / ABC.es
Foto: San Valentín / ABC.es

 

Un día en honor el amor. Una jornada para rendir culto a esa llama de pasión imperecedera que lleva a dos personas a estar juntas de por vida. El día de San Valentín poco tiene que ver con la fiesta en la que hunde sus raíces históricas. Y es que, esta jornada de dicha y felicidad está basada en las Lupercales, un festival de depravación organizado en la Antigua Roma para lograr que los jóvenes se iniciaran en las relaciones sexuales. Por si fuera poco, la vida del religioso al que (según la versión más extendida) se rinde culto este 14 de febrero no es menos trágica, pues era un médico que terminó ajusticiado por oficiar matrimonios clandestinos en contra de las órdenes del emperador Claudio II, reseña ABC.

No obstante, las teorías que preceden estas líneas son solo unas de las tantas que hacen referencia al origen de San Valentín. Lo que sí está claro es que la Iglesia Católica decidió honrar a este religioso el 14 de febrero para ocultar la tradición romana de las Lupercales. Así lo explica el popular historiador y periodista Jesús Hernández (autor del blog «¡Es la guerra!») en su obra homónima («¡Es la guerra!»): «La fiesta fue instaurada en el año 498 por el papa Gelasio I, probablemente en un intento de eliminar la efeméride pagana de las Lupercales, que se celebraban el 15 de febrero. Un festejo relacionado con el amor y la reproducción».

San Valentín

Tal y como explica Hernández en su obra, Valentín era ya obispo en Terni (Italia) cuando Claudio II Gótico (214-270 d.C.) prohibió a sus combatientes contraer matrimonio. ¿La razón? Que consideraba que «los soldados que estaban casados pecaban de conservadores en el campo de batalla en unos momentos en los que las fronteras se veían acosadas por alamanes y vándalos». La medida pareció sumamente excesiva al religioso, que se avino (en palabras de este conocido autor español) «a celebrar en secreto las bodas de aquellos soldados que no querían cumplir esa orden del emperador».

Como era de esperar, cuando fue descubierto fue apresado por Claudio II, quien no tuvo piedad y le decapitó el 14 de febrero del año 269. «Se cree que fue enterrado en la Vía Flaminia, a las afueras de Roma, lo que hizo que durante la Edad Media la Puerta Flamina fuese conocida como Puerta de San Valentín», explica Hernández. Esta es la versión oficial. Sin embargo, las dudas sobre la veracidad de esta historia hizo que la Iglesia Católica acabara con esta festividad en el año 1969.

A su vez, existe otra versión sobre esta historia. Según se explica en el informe «El día de San Valentín» (editado por la Consejería de educación en el Reino Unido e Irlanda), Valentino era un cristiano del siglo III que continuó practicando su religión a pesar de la prohibición romana.

Sus actos le llevaron a la cárcel, donde uno de los guardias le pidió que diese clases a su hija ciega. Tras varios días, la chica recuperó la vista y se convirtió al cristianismo gracias a nuestro protagonista. «La víspera de la ejecución, Valentino envió una última nota a la niña pidiéndole que se mantuviera en la fe […] Al día siguiente, 14 de febrero, Valentino fue ejecutado. Sus restos se conservan en la Basílica de su mismo nombre, en Terni, donde cada año, el 14 de febrero, las parejas que van a casarse celebran un acto en honor del Santo», desvela el dossier.

Continúe leyendo en: ABC