Agencias de viajes en Margarita están en riesgo

Igor Viloria, presidente de la Cámara de Turismo de Nueva Esparta, Foto cortesía El Sol de Margarita
Igor Viloria, presidente de la Cámara de Turismo de Nueva Esparta, Foto cortesía El Sol de Margarita

 

Muchas de las agencias de viajes que quedan activas en la Isla de Margarita, se encuentran en riesgo de cerrar definitivamente sus puertas por la escasa conectividad aérea nacional, lo que ocasionó que el año pasado cerraran definitivamente sus puertas más de 80 empresas de ese ramo.

Igor Viloria, presidente de la Cámara de Turismo de Nueva Esparta, aseguró que en vista de la indiferencia gubernamental por revertir la situación, prevén que este año la situación se complique con el cierre de muchas otras.

Indicó que las operadoras que trabajan con turismo internacional son las únicas que podrán sobrevivir a la situación económica ya que, según dijo, afortunadamente siempre hay conexiones internacionales que las mantienen a flote.

Esas empresas hacen inversiones y esfuerzos sobrehumanos para seguir abiertas, trabajando con la clientela internacional, con turistas fijos provenientes de otros países de América, desde Argentina hasta Estados Unidos.

Sin embargo, esos flujos no son lo suficientemente grandes, por lo que se necesitan los mercados nacionales que no pueden llegar hasta Margarita, dada la escasa conectividad aérea, explicó el vocero del sector turístico.

GRANDES DIFERENCIAS

El presidente de la Cámara de Turismo regional destacó que existen grandes diferencias entre las agencias de viajes que viven del turismo nacional y las que manejan grupos que son adeptos al Gobierno, como los que hacen viajes sociales, los pensionados y los jubilados.

“No es una crítica, sino que esas diferencias les permite a esas agencias una mayor posibilidad de subsistir que las otras a las que no les llega ese tipo de clientes”, explicó Viloria.

Metas incumplidas

El presidente de la Cámara de Turismo regional reiteró que, aun cuando no tienen todavía las estadísticas exactas, la temporada de Carnaval no llenó las expectativas de los empresarios turísticos y hoteleros de la región neoespartana, quienes no pudieron ver cumplidas sus metas.