Dorkis Castro: Es un viacrucis sepultar a un familiar en Caroní

Dorkis Castro sobre cementerio municipal

 

 

El nuevo cementerio municipal de Caroní que prometió el exalcalde José Ramón López se convirtió en otro elefante blanco producto de la desidia, la corrupción y la indiferencia de los revolucionarios, que nunca terminan ninguna de las obras que ofrecen, afirma la concejal de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Dorkis Castro.

Nota de prensa

Tras realizar un recorrido por la antigua carretera a Matanzas (UD-276, Avenida Norte Sur 1, Vía Caracas), Castro asegura que el terreno transferido a la municipalidad por la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y Ferrominera del Orinoco, “se convirtió en uno de los tantos vertederos de basura improvisados que se multiplican por toda Ciudad Guayana y que nos tienen sumidos en una contaminación sin precedentes”.

Castro recuerda que en el año 2014 se aprobaron 14.000.000 de bolívares del presupuesto municipal y 50.000.000 más por medio del Consejo Local de Planificación Pública para iniciar la primera etapa de la construcción del nuevo campo santo en las 50 hectáreas asignadas para tal fin. “Este dinero llegó a la municipalidad y se convirtió en nada por culpa de la incapacidad operativa del gobierno, que no ejecutó los recursos de manera adecuada, ni ha rendido cuentas a los ciudadanos”.

Recuerda que el exalcalde prometió finalizar los movimientos de tierra en 45 días y tener el cementerio en funcionamiento en tres años, “pero nuevamente le mintieron al pueblo de Caroní, ya pasaron cuatro años y no tenemos un campo santo digno, sino un basurero improvisado”.

Por la nubes

La edil rechaza que los familiares de los difuntos vivan un viacrucis para poder dar cristiana sepultura a sus parientes y lleguen hasta el extremo de poner en venta sus bienes para cubrir los altos costos detrás de un funeral. “Hay escasez de urnas en la país, la gente tiene que alquilarlas por lo que ni teniendo una parcela puedes sepultar, la única opción es la cremación y es extremadamente cara”.

Manifiesta que el cementerio municipal de Chirica ya no es una opción porque allí se acabaron las parcelas para sepultar y “ni siquiera quienes ya tienen familiares allí acuden al lugar por los altos niveles de inseguridad”.

Para Castro toda esta situación es la certeza de la indolencia del gobierno madurista hacia el pueblo de Guayana por lo que exige que se investigue para que se determinen responsabilidades y sanciones pero sobre todo, para que se retome el proyecto con el fin de poder dar soluciones a esta problemática que afecta a los guayaneses en el momento crítico de la pérdida de un familiar.