Pistoleros acaban con fiesta de Carnaval y asesinan a dos personas en Araguita

Foto referencia. Archivo. Foto: El Carabobeño
Foto referencia. Archivo. Foto: El Carabobeño

 

Ender Peralta, de 22 años, y Vita Díaz, de 62, fueron asesinados en la madrugada del martes 13 de febrero, mientras celebraban el asueto de Carnaval en un club del sector Aragüita, en el estado Miranda, reporta Crónicouno.com.

Por: Shaylim Castro | Crónicouno.com

De acuerdo con Raida Ramos, hermana de Peralta, un grupo armado llegó al sitio y comenzó a disparar durante la fiesta, donde no se registraron otros heridos. Ambas víctimas fueron trasladadas al hospital de Caucagua, sin signos vitales.

“Estamos viviendo en una zozobra. Pido que cese la violencia, esto es a diario”, sostuvo la hermana de la víctima en la morgue de Bello Monte.

Peralta trabajaba como agricultor y dejó huérfano a un niño de un año.

Se disparó accidentalmente

Reinaldo José Flores González, de 42 años, murió el pasado martes 13 de febrero al dispararse accidentalmente con un “chopo” —arma de fabricación casera— luego de cazar animales con un grupo de amigos en una montaña frente a la carretera de Tazón.

Según la hermana de la víctima, Norelys Flores, el hombre tenía tres días con unos amigos en un campamento que frecuentaban, cerca del sector La Mariposa, parroquia Coche.

Para el martes estaba previsto el regreso del grupo, por lo que Flores González manipulaba el arma para guardarla, cuando esta se disparó e impactó en su abdomen.

De acuerdo con su hermana, sus compañeros trasladaron el cuerpo a una zona cercana para comunicarse con funcionarios que prestaran ayuda. Al sitio llegó Protección Civil y una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Quiero esperar los resultados de la autopsia. No dudo que haya sido un accidente, pero si ya estaban de regreso, no entiendo por qué el cuerpo de mi hermano estaba sin su camisa y botas”, sostuvo la señora.

El hombre tenía una finca en Hoyo de la Puerta, donde vivía y trabajaba como agricultor. No tenía hijos.

Según cifras extraoficiales, durante el asueto de Carnaval, 59 cadáveres fueron ingresados a la morgue de Bello Monte.