Solo Cohabitantes del Régimen Dirían “Sí”, por @CarmonaBorjas

thumbnailRobertCarmonaBorjas

Los venezolanos exigimos a la dirigencia política una posición única ante la crisis que atraviesa el país. El régimen convoca o más bien impone elecciones y ante ello debemos responder con fortaleza, en unidad.

Si no hay condiciones, si no hay garantías de una elección libre, justa, transparente, no puede haber elecciones y si se convocan o imponen como lo ha hecho la dictadura, la respuesta debe ser, NO participar. No pueden los partidos políticos hablar de candidaturas, a menos que tengan entre sus planes cohabitar con esta horrible dictadura que se ve acorralada y que tiene los días contados, quiéranlo o no.

El fin de semana se decidirá si presentamos o no candidatos, si vamos o no a las elecciones. No debe ser muy difícil la decisión de esos “dirigentes” políticos. Nadie quiere ir a ese matadero, para legitimar por seis años más, lo que significa, la eternidad, a un régimen corrupto, ineficaz y criminal como el de Nicolás Maduro.

Algunos partidos ya han dicho que no irán y con razón, a menos que mañana se abra el Registro Electoral, se cambie al CNE, se permita el voto de todos los venezolanos en el exterior, sin discriminación ni obstáculos como la “residencia legal”. Otros siguen jugando a la “participación” para “mantener espacios”, que nunca hemos sabido cuáles son ni para qué sirven.

Tenemos a Falcón, a Fermín y probablemente a otros aventureros cohabitacionales que le hacen el juego al dictador. No tienen nada que perder, pues simplemente nunca han tenido nada. Mientras que otros, AD, Copei, los partidos mayoritarios, sí tienen que perder ante los venezolanos, su credibilidad y su futuro.

El fin de semana se tomará la decisión de ir o no a elecciones, de presentar o no candidatos. La tomarán los partidos, algunos, pues el pueblo, los venezolanos, ya están decididos, mientras las cosas sigan como están.

Ojalá que la razón prevalezca, que la inteligencia se imponga y que, por unanimidad, todos, sin excepción, digamos NO al fraude, no a la farsa electoral, esa que ya ha condenado la Comunidad Internacional, los gobiernos, la UE, todos. ¿Habrán pensado quienes piensan en participar que si ganan no serán reconocidos por la Comunidad Internacional, porque simplemente la convocatoria es fraudulenta y porque además todo lo que sigue es parte de ese fraude?

Algunos actúan torpemente, otros en forma calculada, interesada, canalla, me atrevo a afirmar. No es el momento de divisiones, pero sí de la reconstrucción de una verdadera oposición que excluya a esos equivocados, aventureros o vendidos.

Ojalá, insisto, prevalezca la inteligencia y la razón y digamos todos NO. Eso es lo único que hace temblar al régimen y además es lo único que espera la comunidad internacional, esa que por años hemos venido llamando para que nos ayuden a salir de esta pesadilla.