Graves datos de la encuesta Encovi sobre inseguridad, por Luis Izquiel

thumbnailluisizquiel

 

La gigantesca crisis económica y política que atraviesa Venezuela ha dejado el tema de la inseguridad en un segundo plano, pero la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (ENCOVI), elaborada por las universidades más prestigiosas del país, ratifica que la actividad delictiva sigue siendo profunda y continua causando estragos en la vida de la gente.

La ENCOVI afirma que los homicidios en Venezuela sobrepasaron los 26.000 en 2017 (ratificando lo indicado en el último informe del OVV). La tasa que se desprende de esta cifra, 89 asesinatos por cada 100 mil habitantes, es hoy la más alta del planeta. En promedio, 73 personas por día perdieron la vida violentamente el año pasado en nuestro país. En 43 de estos casos las víctimas fueron jóvenes.

La actividad criminal ha hecho que el grueso de los venezolanos viva con un constante temor. Según la ENCOVI, 76% de los encuestados señaló desenvolverse con miedo de ser asaltado en los medios de transporte, 58% de ser atacado en su propia vivienda, 61% de ser atracado en las calles y 76% de ser víctima de un robo en cualquier otra parte de la ciudad en la que reside. Este clima de zozobra ha impulsado a mucha gente a emigrar.

El temor tatuado en la piel de los venezolanos tiene consecuencias tremendas en la pérdida de la calidad de vida. La ENCOVI refleja que, por la inseguridad desbordada, 71% de los ciudadanos ha limitado sus rutinas de recreación o diversión. Este altísimo porcentaje explica esa especie de toque de queda no decretado que se produce en horas nocturnas en casi todo el territorio nacional. La gente opta por encerrarse en sus casas ante la incapacidad gubernamental para enfrentar al hampa.

A pesar de los distintos planes anunciados, solo 6% de los consultados consideró buena la gestión del régimen de Nicolás Maduro contra la inseguridad. Asimismo, el 81% respondió que no cree que las policías del país protejan al ciudadano de los delincuentes. La gran mayoría (71%) piensa que inclusive sus vecinos constituyen una mejor protección ante la acción criminal. Esta desconfianza hacia los cuerpos de seguridad hizo que el año pasado el 65% de los delitos no fueran denunciados (cifra negra), lo que lógicamente contribuyó al aumento de la impunidad.

A pesar de los anuncios que repiten constantemente que en 2017 el gobierno logró disminuir la inseguridad, el 92% de los venezolanos piensa lo contrario. Este dato de la ENCOVI muestra que la cruda realidad se impone ante la masiva propaganda oficial.

El análisis de la encuesta concluye que para mejorar las condiciones de vida en materia de seguridad es necesario pacificar el país, desarmar la violencia, fortalecer una sociedad regida por las leyes y restaurar la democracia. Algo que solamente puede ocurrir si se produce un cambio político.

Twitter: @luisizquiel