Julio Borges en Panamá: A Maduro lo único que le queda es la arbitrariedad y el abuso de poder

El expresidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, desde Panamá
El expresidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, desde Panamá

 

El expresidente de la Asamblea Nacional y coordinador Nacional del partido Primero Justicia, Julio Borges, sostuvo un encuentro con la prensa desde Panamá, donde expresó que este año 2018 están dadas todas las condiciones para lograr un cambio democrático para Venezuela.

Por: Lapatilla.com

Del mismo modo, destacó que a Maduro lo único que le queda es la arbitrariedad y el abuso del poder, porque no tiene el apoyo de los venezolanos.

Afirmó que están luchando contra la dictadura que ha tenido más dinero en el mundo, y lo que agradecemos es que en ningún caso se había visto una solidaridad tan grande en el mundo como ahorita en Venezuela, que están cerrados para lograr un cambio democrático.

“Nosotros estamos convencidos de que este año están dadas todas las condiciones para hacer un desenlace democrático en Venezuela”, dijo el parlamentario. Por lo que aseguró que tras su gira, en las que viajará a México, Argentina, a la cumbre de presidentes en Perú, Canadá, Brasil.

Luego a España y Bruselas, “donde veremos que la respuesta de las democracias del mundo, más las distintas crisis que vive el país, pondrán presión a la dictadura”.

Sobre las mega elecciones dijo que es el chantaje para lograr que la oposición vaya por las buenas o por las malas. “El Gobierno quiere elecciones pero no que el pueblo elija”.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este viernes una resolución que emplaza al Gobierno de Maduro, quien buscará la reelección, a cancelar las presidenciales y propone otros comicios “justos, libres y con observación internacional”.

Por lo que Borges indicó que “ojalá que el Gobierno (de Venezuela) asuma y escuche el llamado de los países de la OEA a reconsiderar las elecciones del 22 de abril. Sería lo sensato en este momento”.

Y Zapatero… “se quemó”

Rodriguez Zapaerto, durante último encuentro Gobierno Oposición en República Dominicana. Reuters
Rodriguez Zapaerto, durante último encuentro Gobierno Oposición en República Dominicana. Reuters

El diputado opositor venezolano Julio Borges dijo hoy en Panamá que el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero “se quemó como mediador” y desequilibró la balanza hacia el lado del chavismo durante el fallido proceso de diálogo que tuvo lugar en República Dominicana.

“Yo creo que ya el tiempo de Zapatero pasó. Zapatero se quemó como mediador”, afirmó este viernes el que fuera máximo dirigente del Parlamento venezolano en una rueda de prensa tras reunirse con la comunidad venezolana residente en Panamá.

Borges explicó que un facilitador debe “equilibrar las posiciones y actuar como una balanza” y aseguró que el expresidente Zapatero hizo todo lo contrario como líder del equipo mediador en el diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolana, que terminó a principios de este mes sin consenso en República Dominicana.

“Nosotros, que realmente somos los más débiles frente al Gobierno, a veces éramos los que estábamos sometidos a más presión (durante el proceso de diálogo), a más amenazas, y creo que eso lamentablemente no está bien y que ya le pone un fin al papel de Zapatero en Venezuela”, insistió el diputado antichavista.

El diálogo -iniciado el pasado diciembre en Santo Domingo, en el que también intermedió el presidente dominicano, Danilo Medina- entró en un “receso indefinido” el 6 de febrero después de que las partes no lograran consensuar la fecha y las reglas de juego de las elecciones presidenciales en Venezuela, que finalmente fueron convocadas por el ente electoral de ese país para el 22 de abril.

La oposición se negó a firmar un acuerdo que establecía la fecha del 22 de abril para las elecciones al considerar que es demasiado temprano y que las garantías dadas para los comicios son insuficientes.

El expresidente Zapatero calificó de “inesperada” la negativa de la oposición a firmar el texto, porque según el chavismo ya estaba consensuado de antes, y envió una carta el 7 de febrero a la misión opositora, encabezada por el propio Borges, para pedirle suscribir el acuerdo.