“Tengo 29 años, soy virgen y estoy embarazada”. La increíble historia de Lauren

embarazada

 

 

Vivimos en un mundo lleno de etiquetas por nuestra forma de pensar, vestir y actuar, y derivado de esas etiquetas es que juzgamos para bien o para mal, en cuanto al tema de la virginidad es algo que suele tener ciertos prejuicios que van desde que la perdemos jóvenes hasta que ya es muy tarde para seguir conservándola.

Sin embargo, Vice hizo público el caso de Lauren una joven que se siente orgullosa de ser virgen a sus 29 años y no tiene vergüenza por eso, y tampoco es que ame pregonarlo, solo quiere romper con esos estigmas sociales pues ella no tiene mayor prisa por tener su primera relación sexual pues conservar su virginidad no es algo que vea mal.

Y es que ella presenta un problema que hace que su cuerpo tenga un desequilibrio hormonal que al mismo tiempo le impide de cierta manera tener relaciones sexuales.

SU HISTORIA:

Lauren recuerda que decidió crear un perfil en una aplicación de citas y el primer comentario que recibió fue muy desagradable pues un tipo le dijo que si quería tener un orgasmo sentada en su cara, y ese comportamiento la llevó a buscar un donante de espera para convertirse en madre soltera a pesar de que su médicos y familiares decían que no.

De acuerdo con el portal ‘Vice’, Lauren accedió a una entrevista con ellos para dar a conocer su historia y como a pesar de ser virgen está embarazada, así como de su “fobia” por tener que renunciar al sexo de por vida.

VICE: ¿Cuando eras más joven te sentías diferente a los demás?

Lauren: “Sabía que era distinta desde el principio. Nací con hipopituitarismo, lo que significa que mi glándula hipófisis no está bien formada y, por tanto, no envía los mensajes hormonales correctos a otras glándulas del cuerpo, como las glándulas suprarrenales o los ovarios. Por este motivo, tengo que tomar un sustituto de dicha hormona para equilibrarme”, explicó.

“Llevo 29 años con esto, así que ahora ya no es un problema gracias a que en estos años he estado tomando pastillas para la tiroides y poniéndome una inyección cada día para ayudar al crecimiento de las hormonas.

A raíz de esa alteración, comencé a desarrollarme muy tarde, y no lo hubiese podido hacer sin el aumento del nivel de mis estrógenos”, dijo.

De igual manera comentó que tomó la decisión de acudir a los hormonales porque la gente se reía de ella porque en comparación con otras chicas de su edad, ella estaba plana y sus compañeros de escuela eran muy crueles con ella.

Recordó que los primeros años de secundaria fueron los peores, ya que la gente de su edad se daba cuenta de que ella era distinta y esos duros momentos que vivó actualmente repercuten en su vida pues le han provocado ansiedad social.

Durante la entrevista mencionó que su vida empezó a mejorar cuando tuvo un aspecto similar al resto de las chicas de su edad y por lo mismo decidió cambiar de escuela a una que fuera más numerosa para pasar desapercibida.

En cuanto a su vida amorosa, Lauren indicó que su cita ideal sería estar con alguien a quien conociera de algún tiempo, pero no le gustaría ir a cenar porque debido a que es una persona ansiosa sabe muy bien que buscaría convencerse a sí misma que ese chico tiene defectos y que por lo mismo su relación no funcionaría. Lo que le gustaría es descubrir de qué va el sexo.

La cita más reciente que tuvo fue en Navidad y fue con el hermano de una de sus amigas, sin embargo, no le gusta depender de alguien más pues cree que lo más fácil es no tener que preocuparse por otra persona.

Para convertirse en madre, optó por la fecundación in vitro, su endocrinólogo le dijo que lo lograría y que para ello tendría que buscar un donante de óvulos y que el costo económico sería elevado, pero al ver su deseo por ser madre, el médico la envió a una clínica de reproducción asistida.

Después de haber estado a lo largo de un año en la lista de espera y de hablar con un experto en fertilidad su vida cambió porque ahora está embarazada, incluso confesó que desde que supo del embarazo le ha pasado por la mente la idea de salir con alguien y tener intimidad por curiosidad.

La joven también indicó que ha probado masturbarse pero es algo que no le gusto y hasta el hecho de besar tampoco le llama la atención. Actualmente se siente segura de lo que siente y de quien es pues exhorta a quienes leen parte de su historia a que se amen y respeten a sí mismos sin importar lo que el resto del mundo piense de ellos.

Finalmente Lauren señaló que no sabe si en un futuro sienta vergüenza o arrepentimiento por no haber disfrutado de su sexualidad, pero lo que sí está segura es que si en algún momento se presenta la oportunidad de tener relaciones no mencionaría que es virgen.

Con información de Vice.com