Julio César Arreaza B.: No avalaremos simulacros electorales

thumbnailjuliocesararreaza

Se considera la trampa más grande de América Latina la realizada por el CNE oficialista con el parapeto de la ANC comunal cubana el 30 de julio de 2017, vimos como su inefable proveedor de servicios insignia reveló el fraude millonario en votos robados. El sistema electoral más moderno y caro del mundo,- en virtud del cual los capitostes se enriquecieron a punta de comisiones en dólares, mientras causan dolor, muerte y miseria a las mayorías pobres mediante un genocidio silencioso por falta de alimentos y medicinas-, resulta vulnerable según quedó demostrado con el fraude abierto perpetrado contra Andrés Velásquez en Bolívar, en la que manipularon las actas electorales. Los facinerosos todo el tiempo siguen huyendo hacia delante, y se valen de todo, como el diálogo gana tiempo de Santo Domingo. Ahora con el truculento adelanto de las elecciones presidenciales en dos meses aderezado con el ruido de mega elecciones generales ganan tiempo y siguen ganado tiempo, pero se van destruyendo cada día más en el camino que conduce al abismo. Resulta obvio el rompimiento definitivo del orden constitucional.

A Maduro lo que lo sostiene por así decirlo además de los militares, es el rayito de legitimidad de origen de las cuestionadas elecciones de 2013 en que le ganó a Capriles. Cuando dé el manotazo el 22- A, con un fraude descarado, perderá la hojita de parra de la legitimidad de origen, la de ejercicio hace tiempo que la perdió.

Los venezolanos no descansaremos hasta restablecer la democracia.

Los comunistas ineptos que aplican un modelo fracasado son incapaces para jugar en democracia. Destruyeron el pilar básico de la alternabilidad en el poder. Ya es insoportable un régimen forajido culpable y a la vez ajeno del martirio del pueblo. Padecemos la fatal ceguera de un gobierno criminal. El paria no será recibido en la cumbre de las Américas. La miseria es carnetizada y vemos a padres huir del país y dejar a sus hijos en orfanatos. La continuidad de Maduro es perpetuar el infierno. Los pensionados hacen 14 horas de cola para cobrar su pensión, aún fresca la imagen de un viejito arrollado en Maracaibo y lanzado 30 metros por el aire. Ya se han consumado dos décadas negras que acabaron con nuestra calidad de vida.

Es hora que los militares se pronuncien por el respeto a la Constitución, de acuerdo con el mandato popular del 16-J.El sentimiento nacional es de cambio.

Nos estamos organizando en un frente amplio democrático contra la ANC que tiene la llave maestra del fraude y en jugada de bateo y corrido pretende convocar mega elecciones generales.

Viene en camino una actuación del poder originario con la organización de una segunda consulta popular, evocando al canónigo Madariaga diremos al unísono: no queremos que estos criminales nos gobiernen.

¡No más prisioneros políticos, asesinados, torturados ni exiliados!