José Gato Briceño: Un Candidato a la medida del Gobierno, Henri y su barranco

José "Gato" Briceño @josegbricenot
José “Gato” Briceño @josegbricenot

 

Los disparates son el menú del día en Venezuela, tal como alguna vez lo dijera el capo Cabello, luego de que falleciera su amo el Super Galáctico Supremo, cuando mencionó que el los contenía , los frenaba en sus locuras y atrevimientos. En mi disparatado país las elecciones las convoca quien sea, no se cumple con fechas pautadas por ciclos cumplidos, ni son las autoridades competentes las que indican el cronograma y las rutinas o protocolos que hay que cumplir. Las elecciones se saltan , se omiten , se suspenden , se cambian de fecha, todo al antojo del cogollo de ese manicomio que nos arruina y asesina día a día .
Esto parece una exageración de mi parte pero no es así, cualquier persona o institución legal o no , con competencia o no, convoca a elecciones. Ilegalidad a diestra y siniestra , anarquía sin límites. Esto como base y principio de lo que se objeta ante estas elecciones payasas. No es el ejecutivo, no es un partido , no es una asamblea constituyente tramposa , ni mucho menos un Consejo Nacional Electoral con rectores con periodos vencidos y militantes del partido cubano chavistamadurista , quienes convocan unas elecciones con condiciones limpias e imparciales. Voltean la Constitución a su antojo y construyen, crean, edifican todo lo que haga falta para que su obra, su montaje sea percibido como legal, como democrático. Hasta construyen candidatos para poder tener contendores en el último antojo del régimen. Raro es que no hayan cambiado las Navidades para Agosto por puro antojo.

En este caso, es una superproducción como las mejores de Hollywood. Crearon la escenografía, hicieron un casting excepcional, ofrecieron premios a los participantes, todo muy tentador ya que los acuerdos dialogueros no se dieron. Les fallaron los partidos mayoritarios y se quedaron sin candidato opositor. Les faltaba el primer actor.

Max Weber en su libro El Político y el Científico señala que hay dos formas de hacer de la política una profesión: el que vive de la política y busca un fin o nivel económico) y el que vive para la política que es quien hace de ella su vida en un sentido íntimo, alimentando su equilibrio y su tranquilidad con la conciencia de haber dado un sentido a su vida poniéndola al servicio de “algo”.

Parafraseando a Max Weber veo con estupor cómo la pérdida de valores ha alcanzado todos los niveles inlcuyendo al grupo social que ejerce influencia sobre el modo en cómo una sociedad es regida, los políticos y hemos teminado teniendo una sociedad en la que la dirigencia parece aspirar al poder para gozar del ejercicio del mismo y del prestigio que éste le confiere como medio para la ejecución de sus propios fines. Contrariamente a lo que demanda la realidad socio política del país, las cualidades que debe tener un político (pasión por el servicio, sentido de la responsabilidad y mesura) ya no son relevantes. Con tal de ganar espacios propios y privilegios, caulquiera es capaz de prestarse para la gran farsa electoral convocada por la írrita Asamblea Nacional Constituyente.
Frente al narcoregimen, así reconocido por la mayor parte de la comunidad internacional, la oposición está obligada a mantener la unidad dentro de la diversidad. Una unidad que vaya más allá de los argumentos, sino que éstos sean coherentes con las acciones. Más del 85% de los venezolanos quiere salir de Maduro y de su camarilla de narcotraficantes. Más de 7 millones 600 mil venezolanos desconocen la legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente. Más de 4 millones de venezolanos se han ido del país porque en venezuela ya no hay garantías mínimas de subsistencia. Ya se han agotado todas las vías democráticas (elecciones, consultas y diálogos) y todas han sido burladas por el gobierno. Es hora de tomar acciones contundentes para salir de este narcogobierno que tiene al país sumido en la miseria. Esa es la verdadera prioridad.

La fraudulenta convocatoria de elecciones presidenciales es una reedición de las trampas que le pone el gobierno a los políticos de oficina que aún no asumen que en Venezuela hay una Dictadura criminal. Una trampa que desde que fue anunciada ha sido rechazada por la comunidad internacional no puede ser acogida por ningún venezolano que ame la patria. Quienes se prestan para este juego a sabiendas que no hay ningún tipo de posibilidad de ganar y mucho menos de ostentar y ejercer el cargo de Presidente de la República, es asumir un barranco que ni su familia lo entenderá, mucho menos el pueblo Venezolano.
No soy quien para juzgar a Henri Falcón y a las tres organizaciones que lo apoyan, ni puedo entender los motivos que le llevaron a asumir semejante barbaridad. Acaba de perder las elecciones regionales, despues de haber sido gobernador y Alcalde en esa circunscripción y ¿ahora pretende ganar una elección presidencial?. Es triste ver las contradicciones de este aspirante a arlequín del circo electoral.Lo que si resulta curioso es que buscaban un primer actor, (no un candidato de reparto como los otros extras que se inscribieron) sino uno con cierto peso específico. Y ahí lo tienen , el chavista “ligth” confeso. Primero escribió en su tuiter que el gobierno se empeña en cerrar las puertas a la sensatez, colocando obstáculos permanentes en el camino electoral, y a los pocos días se inscirbió como candidato, ¿será que el gobierno quitó dichos obstáculos?. A los pocos días escribió que el gobierno dinamita la salida electoral y me vuelvo a preguntar ¿será que el gobierno neutralizó las dinamitas sin detonarlas?. A última hora declara que las condiciones electorales del 2015 eran peores que las actuales. Será que olvidó que Smarmatic denunció hace menos de 8 meses que la data es manipulada, que lo hicieron en la fraudulenta elección de la Asamblea Nacional Constituyente? Después pidió una Comisión de Observadores de la ONU y ni siquiera esperó la respuesta de la ONU. Cómo se entiende su aspiración si el conoce muy bien el peso político y estratégico que tiene la apreciación del conglomerado internacional y ya es vox populi mundial el rechazo absoluto de los países democráticos a unas elecciones sin condiciones de credibilidad y seriedad. Tácitamente los que se inscriben a esa farsa son rechazados por el mundo democrático y pasan a ser parte del combo de la tiranía.

¡Cuánta incoherencia! Estoy seguro que el pueblo se encargará de juzgarle.

Son muchas las situaciones que generan sospecha de que este primer actor tiene acuerdos que no conocemos . Por ejemplo, como se explica que el momento de su inscripción ante el CNE obtuvo cobertura, casi cadena Nacional por más de 40 minutos por los canales del estado (VTV, TELESUR..),aparte de los canales obligados como VENEVISIÓN, GLOBOVISIÓN , TVES, VIVETV y ANTV. Todos sabemos que lo que se transmite por los canales televisivos y de radio en Venezuela es lo que la dictadura apoya y autoriza pues no existe la libertad de expresión. La candidatura fue recibida por el chavismo como una fiesta y como tal se celebró ante.los medios.

Punto aparte merece destacar comentarios justamente por los disparates que se contagian, el partido COPEI quien inscribió a Falcón como candidato a pesar de que el presidente de ese partido, Pedro Urrieta desmiente y desconoce dicha inscripción pues fue hecha a espaldas de la directiva y a sabiendas de que se había decidido no participar en las elecciones hasta no tener condiciones propicias . Lo cierto es que el otrora candidato de ese partido, Eduardo Fernández y su hijo tienen tiempo guiñándole el ojo al chavismo y se saltaron los protocolos con sus charreteras de jerarca emblemático de COPEI y sus aliados en el TSJ quienes les dictan desde hace tiempo sus directrices a espaldas de las autoridades partidistas. Ellos no ven sino bondades en la participación en estas elecciones pues da igual el resultado si al final todo queda entre ellos.

Más allá del disenso y de las distintas posiciones que puedan tener los actores políticos, debemos seguir el camino que la mayoría del pueblo, manifestada a través de la Conferencia Episcopal Venezolana, las academias, los gremios, centrales obreras, etc. Que no es otro que el de desconocer el llamado a elecciones del 22 de abril porque no es más que un show de la narcodictadura para sustentar una legitimidad que no tiene y que representa un gran sufrimiento y agonía para todo el pueblo Venezolano.

Justamente es la falta de participación la que tiene al gobierno en jaque buscando alternativas para que se postulen candidatos y poder consumar su plan, de hecho se han pospuesto las elecciones para mayo y se han vuelto a inicariar conversaciones privadas para lograr romper con la indiferencia opositora frente al llamado electoral, que por cierto, espero sean manejadas con la misma linea del 16 julio de 2017 en el sentido de no negociar los derechos ciudadanos sino que se garanticen. Hasta hoy las condiciones adversas siguen vigentes el ventajismo, la falta de observación internacional independiente, irregularidades en el padrón electoral, inhabilitados políticos y chantaje. En estas circusntancias cualquier candidato presidencial no es un candidato de oposición sino un candidato del gobierno. Y sobretodo cambios de fondo de la autoridades electorales y de seguridad en las elecciones.

El mundo tiene los ojos puestos en Venezuela, es hora de demostrar nuestra entereza y madurez política, para recuperar el respeto que los malandros que nos gobiernan nos han hecho perder.

Con la esperanza de que los verdaderos aliados de la democracia en el mundo continúen dándonos la mano hasta lograr nuestra liberación , sigo en mi cárcel del exilio dando la pelea con lo único que tengo MI PLUMA Y MI PALABRA.

José Gregorio Briceño Torrealba

“El Gato” Briceño

@josegbricenot