Más de 100 pacientes han muerto en hospital de San Félix por falta de insumos y médicos durante 2018

People gather outside a health center as they wait to get treatment for malaria, in San Felix, Venezuela November 3, 2017. Picture taken November 3, 2017. REUTERS/William Urdaneta
Guayaneses hacen cola para ser vacunados contra la malaria /REUTERS/William Urdaneta

 

El Hospital Dr. Raúl Leoni, de San Félix, está en cierre técnico. Los médicos lo han denunciado desde enero y no hay alicientes para la crisis más grave de infraestructura y escasez de insumos que hayan vivido en los últimos años. Lo peor es que, mientras continúan muriendo pacientes por las deficiencias estructurales, el Estado persigue a quienes se atreven a denunciar, publica Correo del Caroní.

Por  

Pocos doctores asistieron a la asamblea convocada por sus colegas en el lobby del centro asistencial de Guaiparo este martes. El temor se ha colado en los consultorios y salas de observación, luego de que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) citó al personal de Neonatología luego de que los medios de comunicación informaron que habían muerto seis recién nacidos porque un apagón afectó las máquinas de asistencia respiratoria a las que estaban conectados. .

El secretario general de la seccional Guayana del Colegio de Médicos de Venezuela, Hugo Lezama, asumió las declaraciones de este martes, y recordó que los galenos deben denunciar cuando no se cumplen las condiciones para el ejercicio profesional, por lo que cuestionó que las autoridades persigan a los especialistas y no investiguen las condiciones en las que se encuentra el hospital.

“Nosotros esperamos que la Fiscalía y las autoridades hagan las investigaciones pertinentes sobre ese caso y confirmen qué fue lo que pasó, para que no sean inculpados nuestros colegas, con quienes no hacemos solidarios. No tenemos culpa que se mueran los pacientes por falta de insumos”, recalcó Lezama.

El delegado gremial y miembro del departamento de Cirugía en el hospital de Guaiparo, Luis Valera, reveló que entre enero y lo que va de marzo de 2018, han fallecido poco más de 100 pacientes en el área de emergencia “por causas atribuibles a insuficiencia de insumos médicos”, entre las que mencionó falta de antibióticos, falta de quirófanos, de reactivos de laboratorio y de hemoderivados para transfusiones de sangre. “No es delito que esto salga a la luz pública, porque pacientes y familiares lo saben y lo padecen”.

Aumento de renuncias 

La poca dotación de insumo en todas las áreas del hospital y la persecución del Estado han propiciado la renuncia de cerca del 60% del personal médico del único centro tipo 4 público de San Félix, que está adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Valera expuso que la atención a los pacientes se hace más difícil con la merma del personal, puesto que el centro asistencial tiene sobrepoblación de pacientes. Además, el hospital se quedó sin especialistas en cirugía cardiovascular, otorrinolaringología, anatomopatología, entre otras, mientras que especialidades como cirugía infantil solo cuentan con un médico tratante.

Antes de declarar, los médicos del Hospital Dr. Raúl Leoni se reunieron con la directora María Gabriela Blanco, quien también aseguró que está de manos atadas, pues alega que no obtiene respuestas satisfactorias del IVSS o del resto de autoridades de salud para mejorar las condiciones del centro médico.

Fiscalía ignora denuncias 

El 17 de mayo de 2017, médicos del hospital solicitaron al Ministerio Público y a la Defensoría del Pueblo que investigaran las condiciones en las que se practicaba el acto médico allí, y que se determinaran los responsables de la falta de presupuesto y dotación de medicinas. 10 meses después, ninguna de las dos instancias ha prestado atención a esta denuncia.

Lo que sí investiga la Fiscalía es cómo se filtró la información de la muerte de seis neonatos luego de una falla eléctrica en el Centro Pediátrico Menca de Leoni. “Nos llama poderosamente la atención, porque la Fiscalía no busca responsabilidades institucionales sino individuales”, alertó Valera.

a dirección del hospital no se ha pronunciado en defensa de sus doctores. Los médicos de Guaiparo están solos en el ejercicio de su rol en condiciones paupérrimas, amparándose en dejar escrito en las historias de los pacientes todas las carencias que dificultan el tratamiento de cada uno de los cuadros clínicos.

Los esfuerzos por lograr cambios en las políticas sanitarias continúan. Hace dos semanas, un grupo de doctores se reunió con unidades de batallas Bolívar Chávez (Ubch) y el Frente Francisco de Miranda (FFM), de varias comunidades de San Félix. Estos son grupos o bases populares del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), quienes escucharon a los especialistas para entender la situación que padece toda la población al no encontrar los insumos requeridos en los hospitales. “Dijeron que iban a reunirse con las autoridades para intentar lograr que se atendiera el hospital, pero tampoco ha habido respuesta”, comento Valera.

Los médicos continuarán velando por el derecho a la salud en el estado Bolívar, para lo que conformaron el capítulo local de la ONG Médicos por la Salud, que contará con una estructura organizativa para respaldar jurídicamente a los galenos interesados en luchar por mejoras, así como también crear una base de datos de todas las deficiencias dentro de los centros de salud públicos.

“El Colegio de Médicos defiende a los agremiados y al pueblo. No somos una institución político-partidista. Llamo a los entes a que tomen la información que el colegio expresa, porque somos la ventana de nuestros agremiados, los protegemos, pero las autoridades no pueden tomar el rol de inquisidores contra quienes hacemos las denuncias, sino más bien presionar por mejoras”, concluyó el secretario general del gremio en Guayana, Hugo Lezama.

El estado del hospital de Guaiparo es parte de la crisis humanitaria que la dictadura madurista se empeña en negar y que instituciones internacionales y países reconocen. La más reciente fue la CIDH, que exhortó al régimen a aceptar el canal humanitario para paliar esa misma crisis que ha costado cientos de vidas en Venezuela.